Ir al contenido principal

La lección ejemplar de Wonder

Protagonizada por la oscarizada Julia Roberts y el actor, humorista y guionista Owen Wilson, 'Wonder' es la película más emotiva del año. Cuenta la entrañable y esperanzadora historia de Auggie Pullman, un niño de 10 años que sufre una malformación facial y debe afrontar su primer año escolar tras toda una vida educándose en casa. 

'Wonder', la película 
Además de sufrir todas las dificultades de un niño de su edad, Auggie tiene que lidiar con el rechazo de sus compañeros por su aspecto físico. Mientras, su hermana asume su segundo plano en una familia que orbita en torno a las necesidades del niño. 

La cinta, que reivindica la aceptación social de los niños con malformaciones/discapacidades/imperfecciones y el derribo de estigmas y discriminaciones, está cargada de clichés. Desde el niño pijo matón que llama la atención por la ausencia de cariño en su núcleo familiar, hasta el niño pobre comprensivo, la madre coraje y el profesor enrollado. 

Tremblay y Roberts en 'Wonder'
El director de la película, Stephen Chbosky, diseña un divertido y emotivo homenaje a la amistad y a esas personas que son decisivas en una etapa concreta de la vida. Basada en el exitoso libro de Raquel Jaramillo Palacio (Nueva York, 1963), 'Wonder' lanza un fantástico mensaje de tolerancia y superación. Lucha contra los estereotipos de belleza y el acoso escolar. 

El libro en el que se basa la película 
El filme aborda la inclusión de Auggie, que de la noche a la mañana, pasa de ser tachado de raro por sus compañeros a todo un héroe escolar, gracias al apoyo y confianza de sus seres queridos. El carismático y jovencísimo Jacob Tremblay (Canadá, 2006) demuestra en 'Wonder' sus grandes dotes actorales. Su participación en 'The Room' (2015) le valió muchas nominaciones y premios en diferentes festivales de cine. 

Jacob Tremblay en 'Wonder'
'Wonder' es la película que todo niño y adolescente debería ver. Eduquemos a nuestros pequeños en la empatía, el respeto, la igualdad y la solidaridad, no creamos capullos egocéntricos. La esencia del filme se condensa en una de sus frases: "Cuando puedas elegir entre tener razón y ser amable, elige ser amable". ¡No te la pierdas! Aún puedes verla en cines. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…