Ir al contenido principal

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 

Grupo de chonis
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 

Choni
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el 'Ecce Homo' de Cecilia, discretas e inadvertidas. 

Maquillaje choni
En cuanto al pelo, suelen llevan extensiones, flequillo hasta las cejas y peinado liso pasado por plancha. Aman sus teléfonos móviles, les gusta el flamenquito o bacalao, posan con morritos en los selfies y cuidan con mimo y detalle nuestra lengua, sobre todo cuando escriben llevar con b. Y de las chonis... a los canis. 

La ropa de un cani es inconfundible. Siempre van en chándal (Nike, Adodas o Acidas) aunque, a veces, visten con unos vaqueros ajustados enseñando esos calzoncillos llamativos. Tampoco faltan las camisetas de tirantes ajustadas para marcar musculito o, al menos, intentarlo. Nunca llevan zapatos. 

Cani
Las zapatillas deportivas de muelles siempre les acompañan. En este sentido son completamente ajenos a las modas. Les encantan las gorras, las tienen de todos los colores y las usan aún cuando no hace sol. Eso sí, cuando deciden no ponérsela se engominan el pelo hasta parecerse a un erizo asustadizo. Su corte de pelo particular es el peinado "cenicero", el pelo en forma de U o cenicero. 

Peinado "cenicero"
Algunos se hacen mechas de color rubio pollo, otros dibujos en el pelo como el símbolo del dólar o su nombre, y a todos les encantan los coches con altavoces hacia el exterior y las luces de neón. Collares, pulseras y anillos de oro les dan ese toque de malotes que tanto les gusta. Sin olvidarnos de las gafas de sol Carrera, esas que les tapa prácticamente la cara, de los piercings en cejas y pezones y tatuajes. 

Coche de un cani
A pesar de su escasa inteligencia, las chonis y los canis han conseguido crear su propia jerga, todo un triunfo. Llaman "manooh" a su hermano, "leuriyo" a los euros y "er lloni" al chungo que les amenaza. Cuidadín con esta gente tan guay que escucha a Camela, están to locos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…