Ir al contenido principal

La foto del joven en llamas gana el WPP 2018

La instantánea que tomó el fotógrafo venezolano Ronaldo Schemidt (Caracas, Venezuela, 1971) acaba de ser premiada como la mejor foto del año del prestigioso World Press Photo 2018. 

Víctor Salazar, un estudiante de bioanálisis de 28 años, es el protagonista de esta impactante imagen. El joven venezolano, junto a otros jóvenes manifestantes, hizo estallar el tanque de gasolina de una motocicleta militar en la plaza Altamira de Chacao, en el este de Caracas, y fue envuelto en llamas. El suceso ocurrió el 3 de mayo de 2017. 

Víctor Salazar en llamas, la foto ganadora del WPP 2018
La sobrecogedora secuencia apenas duró 10 segundos, pero Víctor se quemó el 70% del cuerpo y fue sometido a 42 cirugías de injerto de piel. Las quemaduras lo dejaron, incluso, sin algunas huellas dactilares. Hoy, un año después, sigue en proceso de curación. 

Su hermana contó recientemente que "su tratamiento fue muy doloroso, muy traumático, gritaba, ya no quería vivir. Ahora está cicatrizando". Durante aquellas protestas que exigían la salida del poder del presidente Nicolás Maduro, murieron más de 125 personas y miles resultaron heridas y detenidas. 

El concurso de fotoperiodismo más prestigioso del mundo valora "la creatividad y el talento visual" captado por Schemidt. Dice que es una imagen o acontecimiento de gran importancia periodística ocurrido el año pasado. Para el fotógrafo representa la terrible situación de un país, el suyo, atrapado en una espiral de violencia política y social. 

El fotógrafo Ronaldo Schemidt al recoger su premio en Ámsterdam
"El joven en llamas" muestra una de las peores crisis económica, política y social que ha vivido Venezuela. Me río yo de las películas de ciencia ficción, la realidad es muchísimo más cruel, dramática y dolorosa. 

Una última observación: en la pared, detrás de Víctor, hay un grafiti de una pistola que dispara una palabra: PAZ. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…