Ir al contenido principal

Las ranitas en la nata

Yo estaba en época de exámenes. Me había presentado a dos finales y un parcial. La fecha de mi siguiente examen era dentro de una semana y tenía mucho que estudiar. 

- No voy a llegar -le dije a Jorge-. Es inútil seguir poniendo energía en una causa perdida. Creo que lo mejor será presentarme con lo que llevo aprendido. Así, por lo menos, si me catean no habré desperdiciado toda la semana estudiando. 
- ¿Conoces el cuento de las dos ranitas? -preguntó el gordo. 

Las ranitas en la nata
Había una vez dos ranas que cayeron en un recipiente de nata. Inmediatamente se dieron cuenta de que se hundían: era imposible nadar o flotar demasiado tiempo en esa masa espesa como arenas movedizas. Al principio, las dos ranas patalearon en la nata para llegar al borde del recipiente. Pero era inútil; solo conseguían chapotear en el mismo lugar y hundirse. Sentían que cada vez era más difícil salir a la superficie y respirar. 
Una de ellas dijo en voz alta: "No puedo más. Es imposible salir de aquí. En esta materia no se puede nadar. Ya que voy a morir, no veo por qué prolongar este sufrimiento. No entiendo qué sentido tiene morir agotada por un esfuerzo estéril". 
Dicho esto, dejó de patalear y se hundió con rapidez, siendo literalmente tragada por el espeso líquido blanco. 
La otra rana, más persistente o quizá más tozuda se dijo: "¡No hay manera! Nada se puede hacer para avanzar en esta cosa. Sin embargo, aunque se acerque la muerte, prefiero luchar hasta mi último aliento. No quiero morir ni un segundo antes de que llegue mi hora". 
Siguió pataleando y chapoteando siempre en el mismo lugar, sin avanzar ni un centímetro, durante horas y horas. 
Y de pronto, de tanto patalear y batir las ancas, agitar y patalear, la nata se convirtió en mantequilla. 
Sorprendida, la rana dio un salto y, patinando, llegó hasta el borde del recipiente. Desde allí, pudo regresar a casa croando alegremente. 

Cuento extraído del libro "Déjame que te cuente..." de Jorge Bucay. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…