Ir al contenido principal

El David de Miguel Ángel

Fue un 13 de septiembre de 1501 cuando Michelangelo Buonarroti, conocido en español como Miguel Ángel, comenzó a realizar una de las esculturas que lo encumbraría como uno de los mejores artistas del Renacimiento. Hablamos, evidentemente, del David que representa a gran tamaño a este rey bíblico. 

El David de Miguel Ángel 
La escultura de 5,17 metros de altura y 5.572 kilos fue encargada para la catedral de Florencia. Miguel Ángel, su autor, se tomó esta obra como un reto personal, quería consagrarse como el mejor artista de Florencia, por eso trabajó día y noche durante más de dos años. 

El 4 de agosto de 1504 la escultura fue expuesta por vez primera. Para mover sus más de 5 toneladas durante el trayecto hicieron falta 4 días y 40 hombres.

Debido a su desnudez, la ubicación de la obra fue muy polémica. Se organizó un comité para decidir su colocación. La comisión escogió como escenario la Loggia dei Lanzi, un monumento histórico de Florencia, pero finalmente se instaló en la plaza de la Señoría, donde quería el artista. No obstante, en 1873 la escultura se trasladó a la Galería de la Academia de la capital toscana. Es ahí donde destaca su grandeza frente a la pequeñez del espectador. 

Rostro de la estatua 
Solo la mano ya se considera una obra de arte por reflejar el nervio, la fuerza, el movimiento y el poder de David frente a Goliat expresado en la mitología. 

La mano de David 
¿Sabías que esta delicada y hermosa obra de arte renacentista se creó en un solo bloque de mármol que previamente había sido manipulado y dañado? 

A lo largo de su historia, la escultura también ha sido objetivo de varios incidentes. El más recordado ocurrió en 1991 cuando un señor llamado Pietro Cannata rompió a martillazos el pie izquierdo del David de Miguel Ángel. Más tarde fue rehabilitado y desde entonces la base de la escultura está rodeada por un cristal blindado. 

Como curiosidad: el David de la plaza de la Señoría (ubicación original de la estatua) es una réplica. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…