Ir al contenido principal

La olvidada crisis del ébola

Nuestra capacidad de olvido es inmensa. Desde que se curara la primera infectada de ébola en nuestro país, Teresa Romero, la enfermedad apenas ocupa lugar en los informativos y la prensa. Se dice que "a los franceses les interesa más su propio dolor de muelas que la muerte de un millón de chinos", un dicho aplicable a cualquier país ante la epidemia del ébola en África. Por suerte, y según la Organización Mundial de la Salud, la crisis podría estar entrando en su etapa final, y es que durante la semana pasada se registraron 99 nuevos casos, la cifra más baja desde junio de 2014. Aun así, la epidemia ya ha matado a 8.810 personas en África Occidental, de los que 488 eran trabajadores sanitarios. El número de infectados asciende a 22.092 y la tasa de mortalidad oscila entre el 54% y el 65% en los tres países más afectados. Y la vacuna que no llega. La OMS aseguró que dispondría de dos vacunas contra la enfermedad para el pasado mes de noviembre, los primeros ensayos en humanos acaban de empezar. 
Josep Pàmies, el payés de la Dulce Revolución de las Plantas Medicinales, tacha de asesina a la OMS. La planta Artemisia Annua previene y cura el ébola, pero la OMS prefiere prohibirla y patentar así la fórmula milagrosa. Y todo esto recobra sentido cuando descubrimos que la OMS está detrás de la industria farmacéutica. Hacen y deshacen a su antojo. La epidemia del ébola podría desaparecer en cuanto quisieran estos asesinos. 

Aunque ya no sea noticia en los medios, la crisis aún no ha terminado. Subrayar también la invalorable y necesaria labor de los trabajadores sanitarios y voluntarios, siempre dispuestos a ayudar a los demás. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…