Ir al contenido principal

Locos por el ruido

El tráfico y los gritos de la calle, el teléfono, la televisión, los ronquidos del vecino... desde que nos levantamos y a lo largo de todo el día, incluso de noche, vivimos en un ambiente de ruido constante. De hecho, se calcula que cerca de 9 millones de personas en España conviven cada día con niveles de ruido superiores a los 65 decibelios, el nivel máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud. Aunque ahí no acaba la cosa, somos el segundo país más ruidoso del planeta solo por detrás de Japón. ¡Enhorabuena a todos! 

Mujer que no puede conciliar el sueño
Lo cierto es que sí, el tráfico es el responsable del 80% del ruido urbano en las ciudades, aunque ruido hay en todas partes. Asistir a un concierto sobrepasa los niveles de ruido recomendados, al igual que los 'smartphones' y escuchar música con auriculares. También destacan, cómo no, los ruidos provocados por el botellón, los pubs y las discotecas. 

El ruido puede provocar serios problemas de audición
El problema del ruido también afecta dentro de los hogares, algo tan natural como insoportable. Son muchos los sonidos desagradables que aguantamos día tras día, tales como los gritos procedentes de la calle, los ronquidos del vecino, el volumen molesto de su televisor o los llantos de un bebé. Sin olvidarnos del murmullo de la cisterna, los electrodomésticos, las mascotas y el ascensor, cuyos viajes arriba y abajo generan el 7% de los ruidos en el interior de una vivienda. 

Gentío en plena calle
A pesar de que el ruido no se acumula o mantiene en el tiempo, también causa grandes daños en nuestra calidad de vida. Y es que la sobreexposición al ruido, además de generar contaminación acústica y pérdida auditiva precoz, produce alteraciones momentáneas en nuestra conducta y un elevado grado de estrés que, en ocasiones, puede desembocar en diabetes o enfermedades cardiovasculares. 

Obrero trabajando en plena calle
¿Sabías que el ruido repercute negativamente sobre el aprendizaje y la salud de nuestros niños y hace que nuestra atención no se localice en una actividad específica? Nos guste o no, los españoles somos escandalosos, gritones y tremendamente ruidosos, tal y como se nos pinta. 

Los niños son los más vulnerables al ruido
Entonces, ¿qué medidas podemos llevar a cabo para reducir el ruido en nuestro entorno? Pues muchas. Podríamos evitar la música alta en el coche, utilizar el transporte público, comprar electrodomésticos silenciosos, cerrar las puertas sin dar portazo o evitar el uso de tacones en casa. Lo sé, a veces resulta inevitable generar ruido, pero si aplicásemos éstas y otras muchas medidas viviríamos en un entorno tranquilo y mucho más saludable. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…