Ir al contenido principal

Algunos de los trabajos más curiosos

Existe un gran número de profesiones poco comunes y que, sin embargo, realizan una labor fundamental y necesaria. Analizamos algunas de las ocupaciones más curiosas de nuestro mercado laboral, esas que no aparecen en los anuncios de empleo. 

Comenzamos con el probador de videojuegos. Las personas que desempeñan esta labor pasan las ocho horas de la jornada testando las características de los juegos que van a salir al mercado. Uno de los riesgos de este trabajo es la vista. 

Probador de videojuegos
La jornada laboral de un catador de helados es, al menos, mucho menos agotadora y apetitosa. Su quehacer consiste en ir probando los helados de una marca y ser capaz de diferenciar cuáles son aquellos matices discordantes en el sabor para lo que se necesita un paladar selecto y mucha imaginación. Éste me gusta más.

Catador de helados
Más laboriosa y peligrosa es la tarea que desempeña un limpiador de semáforos, labor para la que no vale cualquiera. Para dedicarse a ello resulta indispensable cumplir una serie de requisitos como tener un seguro contra accidentes, el testamento en regla, estar en forma, ser un apasionado de la limpieza y las alturas, y tener entre 18 y 35 años. 

Limpiador de semáforos
Los hay también quienes se dedican a eliminar los chicles de nuestras vías públicas. Su impulsora no es otra que la reina Isabel II de Inglaterra que buscaba a alguien que se deshiciera de los chicles pegados en las aceras próximas al Palacio Real. 

Limpieza de chicles
El sexador de pollos, pese a lo atractivo del salario, suele aparecer en las listas de los peores trabajos a los que te puedes dedicar. Sin embargo, es un trabajo mucho más importante de lo que pensamos. Y es que un buen sexador de pollos tiene que tener la habilidad y la rapidez de reconocer el sexo del mayor número de pájaros en el menor tiempo posible. 

Sexadores de pollos
Llegamos a los que, probablemente, sean los trabajos más asquerosos del mundo. Aquí nos encontramos con el limpiador de alcantarillas, el oledor de axilas o el inseminador artificial de ganado. El primero se encarga de limpiar los desechos de los sumideros, ¿o creías que se limpiaban solos? 

El oledor de axilas es, evidentemente, una profesión demandada por los fabricantes de desodorantes. Se dedican a oler axilas de voluntarios para comprobar el efecto de los desodorantes. ¿Alguien tendrá que catarlos antes de ponerlos a la venta, no crees? 

Oledor de axilas
Y... ¡Agárrate fuerte! ¿Sabías que el inseminador artificial de ganado deposita el semen (con la ayuda de su brazo) en el culo de la hembra para preñarla artificialmente? ¡Cosas más raras se han visto! 

Inseminador de ganado
Lo cierto es que son muchas e innumerables las actividades que se realizan, sepamos o no, y sin las cuáles no tendríamos qué comer o nos pegaríamos al suelo. Desde aquí gracias a los que trabajáis en actividades raras, todas útiles y muchas, la mar de divertidas. 

Guardia Real en Londres

Comentarios

  1. Me quedo con los helados, aunque el de maquillador de muertos también es tentador ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también es, al menos, la profesión más dulce de las que aquí comento. El resto puaj, aunque tiene que haber de todo.

      ¡Gracias, Marta!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…