Ir al contenido principal

El curioso caso de Jill Price

Jill Price (New Yersey, 1965) es una mujer que padece un trastorno llamado hipertimesia (memoria superior a la normal). Y es que Jill posee una memoria autobiográfica extraordinaria que le permite recordar cada uno de los días de su vida desde los 14 años. 

Jill Price, la mujer que no puede olvidar
Todo comenzó en junio del 2000 cuando Jill buscó en Internet información sobre otras personas a las que les sucediera lo mismo que a ella. Fue a parar a un experto en neurociencia, especializado en aprendizaje y memoria. Jill le envió un email explicándole su caso y, aunque era bastante escéptico al principio, McGaugh no tardó en reconocer que la habilidad de Jill no era normal. 

A los pocos días su historia saltó a los periódicos nacionales y de allí a la televisión. Más tarde publicó un libro sobre su propia historia The Woman Who Can't Forget (la mujer que no puede olvidar) y a partir de ahí se convierte en todo un fenómeno mediático. 

El libro autobiográfico de Jill Price
El recuerdo más temprano que conserva es de ella misma estando en la cuna. Pero no fue hasta la edad de 8 años, con la mudanza de su familia de New Yersey a Los Ángeles, cuando comenzó a notar cambios. Esa mudanza le supuso un trauma. Con 12 años, mientras estudiaba con su madre, se dio cuenta que podía recordar con exactitud los detalles del curso anterior y algunas fechas exactas. 

Es a partir de 1980, con 14 años, cuando sus recuerdos comienzan a ser automáticos. Jill Price lo recuerda absolutamente todo. Su memoria prodigiosa no la deja descansar, pasar página, y en su cabeza todos los recuerdos tienen la misma prioridad. Los ordena por fechas. Lo malo es que su mente no selecciona y descarta de entre lo vivido, sino que mantiene intacta la decepción, la humillación, el ridículo, la ofensa y el dolor. Tanto es así que Jill lo considera un auténtico infierno al que debe muchos años de depresión. 

Jill Price
Lo cierto es que Jill es una de las cuatro personas diagnosticadas con memoria autobiográfica superior en el mundo. Y a ti, ¿te gustaría recordar lo que hiciste, a quién viste o lo que dijiste hace treinta años? Jill Price no puede olvidarlo. 

Comentarios

  1. Si se pudiese recordar sólo lo bueno , pues adelante. Pero como es todo o nada, me quedo como estoy. Con memoria de pez 😉

    ResponderEliminar
  2. Yo tengp una memoria pésima, y me preocupa, porque muchos se aprovechan, diciendo que yo dije, yo lo hice y dudo que hice

    ResponderEliminar
  3. Buenas como ha dicho Marta yo también me quedaría con los recuerdos buenos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Los cuatro tipos de amigos

Un joven preguntó a un sabio:  - ¿Cuántos tipos de amigos existen?  - Cuatro-, respondió rotundo.  - Hay amigos como la comida, que necesitas de ellos cada día. Otros son como los medicamentos, que buscas cuando te sientes mal. Hay amigos como la enfermedad, que ellos mismos te buscan. Por último, existen amigos como el aire.  - ¿Cómo el aire?-, preguntó el joven sorprendido.  - Sí, hijo, estos amigos son los que no se ven pero siempre están contigo. 
Moraleja: valora a todos y cada uno de tus amigos pues pueden estar toda la vida o irse más pronto de lo que esperabas.