Ir al contenido principal

Luces y sombras de la era Obama

Obama se marcha y el balance de su gestión como presidente de Estados Unidos resulta agridulce. Analizamos las principales luces y sombras de su mandato. Barack Hussein Obama (Honolulu, Hawái, 1961) llegó a la Casa Blanca haciendo historia y se convirtió en el primer presidente negro de EEUU. 

Barack Obama, 44.º presidente de los Estados Unidos
Su relevo presidencial generó mucha expectación y esperanza, sin embargo, a lo largo de su presidencia no ha cumplido muchas de sus promesas electorales. Pese a ello, sus 8 años en la administración no han sido del todo catastróficos, pero tampoco espectaculares. De hecho, heredó una de las peores crisis económicas generada por la burbuja inmobiliaria. 

Pese a los continuos tiroteos masivos no ha conseguido regular el uso de las armas. Tampoco cerrar la base naval de Guantánamo, prisión ilegal en la que a día de hoy aún quedan recluidos cerca de 45 hombres. Obama tampoco ha logrado que se aprobara la reforma migratoria. Los abusos policiales hacia la población negra, el escándalo de las filtraciones de Wikileaks, el espionaje de la NSA (La Agencia de Seguridad Nacional), así como las deportaciones masivas han marcado estos últimos 8 años de la era Obama. Por si esto fuera poco, Trump le acusa de fundar el Estado Islámico. 

Obama llora en su último discurso
Afortunadamente, el presidente más carismático sí que ha conseguido un histórico acuerdo nuclear con Irán, ha normalizado las relaciones con Cuba e iniciado un estratégico acercamiento hacia China y las economías del sureste asiático. Obama también ha puesto en marcha la reforma sanitaria, cuyo objetivo es que todos los ciudadanos americanos tengan un seguro médico aunque Trump, el presidente electo, ya ha anunciado que derogará el Obamacare en su primer día de mandato. 

Obama con Raúl Castro en la sede de la ONU
El presidente saliente de EEUU también aprobó reducir las emisiones de plantas energéticas en un 32% para 2030 y legalizó el matrimonio de personas del mismo sexo. Esta misma semana, además, ha conmutado la pena de la exsoldado Chelsea Manning, quien filtró documentos a Wikileaks, al considerarla "desproporcionada". 

Obama celebra en Twitter la legalización del matrimonio homosexual
Llegó al grito de "Sí se puede" pero, ¿se pudo? Su tiempo se acaba, llega Trump. ¡Que empiece el circo! 

Obama y Trump en la Casa Blanca

Comentarios

  1. Dentro de cuatro años espero tu comentario para que analices como acaba la función de circo. A ver si hay algo positivo que se pueda destacar.
    Saludos ��.
    Mayte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJA. Ojalá. Siempre y cuando no apriete el botón y salte todo por los aires. De este no me fío.

      ¡Saludos, Mayte!

      Eliminar
  2. Sinceramente el tema política me saca de mis casillas pero si tuviera que quedarme con uno claramente sería con Obama porque sinceramente no se como hay gente que puede votar a ese impresentable de Trump (por llamarlo de alguna manera)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Culos XXL

Lo dice hasta la edición norteamericana de la revista Vogue, estamos ante un fenómeno global sin precedentes: la era de los grandes culos. Los cirujanos plásticos aseguran que el efecto Kardashian es imparable. Ella y sus hermanas han cambiado los cánones de belleza. 
La mayoría de las jóvenes ya no quieren una silueta delgada como hace años, ahora buscan un cuerpo definido y tonificado con curvas bien marcadas. Tal es la fiebre por los culos XXL que estas operaciones han aumentado en Estados Unidos un 252% desde el año 2000. 
La Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre) confirma que en 2015 el número de ampliaciones y reconstrucciones de glúteos creció un 30%. Afortunadamente, las españolas no buscan un trasero como el de la modelo Kim Kardashian, solo pretenden mejorarlo con algún retoque. 
Pero, ¿a qué se debe esta avalancha de grandes posaderas? Principalmente a los belfies (selfies del trasero) y a los nuevos estilos de baile como el twerking, donde el…

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte