Ir al contenido principal

La increíble historia de Saroo Brierley

Su libro autobiográfico A Long Way Home (Un largo camino a casa) se publicó en 2014 y en 2016 se adaptó para la película Lion, protagonizada por Dev Patel y Nicole Kidman. 

La historia de Saroo Brierley es realmente increíble. Nació en Khandwa (India, 1981) en el seno de una familia muy pobre. Su padre les abandonó por otra mujer y su madre intentó, como pudo, sacar adelante a sus cuatro hijos. El sueldo de Kamla, la madre de Saroo, no daba para mucho y sus hijos mayores intentaban ayudar en lo posible en el presupuesto familiar. 

Saroo en el orfanato Nava Jeevan de Calcuta
Guddu, el mayor de sus hermanos, solía trabajar barriendo los vagones del tren y un día de esos partió con Saroo a la estación de Burhampur. Mientras Guddu barría vagones Saroo le esperó en un banco del andén. Al ver que su hermano no regresaba decidió entrar en un tren estacionado y sin saber cómo llegó hasta Calcuta, a unos 1.600 kilómetros de su casa. Ahí, con 5 años, sobrevivió como pudo, buscando comida en las calles y durmiendo en los alrededores de la inmensa estación de Howrah. 

En la capital del estado indio de Bengala Occidental estuvo a punto de ahogarse dos veces en el río y un hombre sospechoso y demasiado cariñoso le ofreció ayuda para encontrar su casa. Saroo vio algo raro en él y decidió escapar. 

Saroo se perdió al recorrer 1.600 kilómetros en tren
Tras muchas peripecias acabó en un orfanato llamado Nava Jeevan, que en hindi significa "nueva vida". La señora Sood, de la Sociedad India para el Apadrinamiento y la Adopción (ISSA) hizo lo que pudo para encontrar a su familia, pero el pequeño apenas recordaba el nombre de sus hermanos y el de su madre. Desconocía el nombre de su ciudad natal. Al ver que las autoridades no sabían quién era ni dónde estaba su familia le dieron por "perdido". Sood intentó buscarle otra familia y fue adoptado por Sue y John Brierley. 

Saroo con su familia australiana
Saroo con Sue y John Brierley, su familia adoptiva
El 25 de septiembre de 1987 llegó a Melbourne. Saroo creció feliz pero nunca olvidó a su familia biológica, quería encontrarla, necesitaba saber de dónde venía, quién era. Su único instrumento para lograr su hazaña era Google Earth. 

En 2007 conoció a estudiantes internacionales en Camberra, la mayoría indios. Con su ayuda, la de su novia y sus padres adoptivos en marzo de 2011 consiguió encontrar la estación en la que se perdió. Un año más tarde, con 30 años, viajó a la India. En Khandwa encontró a su familia, se reconocieron al instante. Llevaban 25 años sin verse. Volver a encontrar a su familia biológica fue una experiencia abrumadora. Sus hermanos Kallu y Shekila le dieron la trágica noticia de que Guddu no podría reunirse con ellos. La misma noche que Saroo se perdió Guddu tampoco volvió a casa, murió en un accidente de tren. 

Saroo con su familia india
Tras unos días en su ciudad natal, Brierley regresó a Australia y en noviembre de ese mismo año volvió a la India. Saroo hizo el mismo trayecto en tren que había hecho de pequeño, pero con un billete de primera. En Calcuta se reunió con Saroj Sood y visitó el reformatorio de Liluah, donde le enviaron después de recogerle en las calles. 

Saroo junto a su madre Kamla
Su madre Kamla nunca perdió la esperanza de encontrarle, le esperó a la vuelta de la esquina de donde vivían entonces. Saroo no lamenta nada de lo ocurrido, salvo la muerte de su hermano. Le asombran los giros de su milagrosa historia y está convencido de que todo estaba destinado a suceder exactamente como ocurrió. Por cierto, siempre pronunció mal su nombre. Es Sheru, que significa LEÓN. 


Comentarios

  1. Una increible historia. No leí el libro, vi la pelicula me gusto muchísimo. Gracias Iker por tus relatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Cova! La película me encantó y el libro es genial.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Culos XXL

Lo dice hasta la edición norteamericana de la revista Vogue, estamos ante un fenómeno global sin precedentes: la era de los grandes culos. Los cirujanos plásticos aseguran que el efecto Kardashian es imparable. Ella y sus hermanas han cambiado los cánones de belleza. 
La mayoría de las jóvenes ya no quieren una silueta delgada como hace años, ahora buscan un cuerpo definido y tonificado con curvas bien marcadas. Tal es la fiebre por los culos XXL que estas operaciones han aumentado en Estados Unidos un 252% desde el año 2000. 
La Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre) confirma que en 2015 el número de ampliaciones y reconstrucciones de glúteos creció un 30%. Afortunadamente, las españolas no buscan un trasero como el de la modelo Kim Kardashian, solo pretenden mejorarlo con algún retoque. 
Pero, ¿a qué se debe esta avalancha de grandes posaderas? Principalmente a los belfies (selfies del trasero) y a los nuevos estilos de baile como el twerking, donde el…

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte