Ir al contenido principal

Despilfarro europeo en tiempos de austeridad

La Unión Europea no tiene ni una ni dos sedes, sino tres, y están repartidas en tres países distintos: Francia Bélgica y Luxemburgo. En Bruselas (Bélgica) se encuentra la sede política con 4.283 empleados, en Estrasburgo (Francia) se celebran los plenos una vez al mes, tiene además 128 empleados y en Luxemburgo están las sedes administrativas que cuentan con 2.395 empleados. La distancia que hay de Bruselas a Estrasburgo es de 435 km y de 218 km hasta Luxemburgo. Lo cierto es que una vez al mes el pleno se reúne en Estrasburgo, lo que supone el desplazamiento de 5.000 personas. Ocho camiones viajan además de Bruselas a Estrasburgo con documentos. 

Parlamento Europeo en Bruselas
Abrir las puertas del Parlamento Europeo en Estrasburgo supone un coste de más de un millón de euros. 27.600.000 millones de euros es el presupuesto destinado a los gastos de los viajes de trabajo personal, la partida más elevada del conjunto de las sedes es la de mantenimiento y limpieza, con un coste total de 60,1 millones de euros anuales, el consumo de energía, la seguridad y la vigilancia también suponen otros 60 millones, un despilfarro sin medida alguna. 

Eurocámara de Estrasburgo
Pero, ¿cuándo se decidió establecer la triple sede? En el Tratado de Roma de 1957, fue ahí donde se decidieron las funciones y las sedes del Parlamento, y en 1997 se ratificó en Ámsterdam la triple sede de la Eurocámara. El Parlamento Europeo era originalmente un órgano consultivo con 78 diputados y se creó para acoger la integración y gobernanza de los Estados europeos tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. La Unión Europea recibió en 2012 el Premio Nobel de la Paz por dedicar seis décadas al progreso de la paz y la reconciliación, la democracia y los derechos humanos. Hoy, lo componen 751 eurodiputados y Francia, Bélgica y Luxemburgo defienden la triple sede porque es en estos países donde se encuentran. 

Parlamento Europeo en Luxemburgo
Para acabar con este derroche de nuestro dinero público, en 2013 un 75% de los eurodiputados votaron a favor de una única sede, despilfarro que cifran en 200 millones de euros y 19.000 toneladas de CO2 anuales, aunque no sirvió de nada, porque solo los estados en los que se encuentran las sedes pueden modificar el Tratado de 1957. Estrasburgo, Bruselas y Luxemburgo no están por la labor de aglutinar las tres sedes en una sola. Y es Estrasburgo la que lo defiende con uñas y dientes, y es que sus hoteles y servicios se benefician mensualmente por la llegada de miles de empleados con los bolsillos llenos de dinero público. 


Desde el Parlamento Europeo aplicaron recortes presupuestarios en los países miembros e incitaban a la austeridad y son ellos los que en plena crisis económica derrochan nuestro dinero público en una triple sede innecesaria que no solo afecta a nuestros bolsillos, sino también al medio ambiente. Ya es hora de que nuestros políticos se enteren de que son nuestros empleados, hay que poner freno a este despilfarro sin sentido. 

Comentarios

  1. Vaya!! Qué interesante y que buena información sobre este tema. Y luego desde Europa quieren que en España nos apretemos el cinturón... Y no malgastemos tanto!! Menudo ejemplo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es vergonzoso, los ciudadanos ahogados hasta el cuello de tantos recortes, mientras ellos viven entre el lujo y la prepotencia. Y encima no podemos parar este dispendio, será posible.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…