Ir al contenido principal

Una planta milagrosa

El Aloe vera es una de las plantas más conocidas en todos los hogares por sus múltiples propiedades curativas. Existen más de 250 variedades de Aloe, pero tan solo 3 o 4 tienen características curativas o medicinales. Numerosos documentos históricos de romanos, griegos, hindúes, árabes y de otros pueblos ya hablaban de las virtudes de su uso medicinal y cosmético. Y es que el Aloe vera se ha usado a lo largo de la historia de la humanidad para curar enfermedades de la piel y el cabello. Su uso era frecuente en el antiguo Egipto. Los chinos fueron los primeros en usar el Aloe, aunque los primeros que comercializaron su extracto fueron los árabes. Aun así no es hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial cuando se descubre su poder terapéutico al comprobar que los habitantes de Hiroshima y Nagasaki que sufrían quemaduras se curaban más rápido. 

Planta de Aloe vera
Su nombre científico es Aloe Barbadensis, también conocida como Sábila, Atzavara vera, Zabira, Aloe de Barbados, Acíbar y Azabara. Por su poder cicatrizante y antibiótico recibe el nombre de Loto del desierto, Curalotodo, Planta de las buenas vibraciones o la Planta de los cien años. 

El Aloe pertenece a la familia de las Liliáceas, puede superar los 50 cm de altura y sus hojas son de color verde azulado o grisáceo. En verano surgen tallos con flores amarillas y puede pasar largas temporadas sin agua, y es que esta "planta milagrosa" vive en climas desérticos. Su punto débil es el exceso de agua y el frío, no soporta temperaturas inferiores a los 0 grados. Cuando las hojas están delgadas y arrugadas es síntoma de falta de riego. El que una planta tenga flores o no, no indica que sea madura y no es cierto eso de que una planta deba tener cuatro años para su consumo. Además, entre floración y floración crecen seis hojas y si el año es bueno la planta tendrá dos floraciones. Una de las mejores formas de trasplantar el Aloe vera es quitando los hijos. Son los brotes que le salen a la madre alrededor de la base, y es recomendable no trasplantarlos antes de que superen los 20 cm de altura, para así garantizar su supervivencia. 

La flor de la "planta milagrosa"
El extracto de Aloe vera regenera la piel quemada, cura ampollas, picaduras de insectos y reacciones alérgicas, también elimina las marcas de acné. Beber jugo de Aloe mejora el sistema inmune, limpia el sistema digestivo y aporta energía, además de aliviar el dolor de estómago. Asimismo tiene propiedades anticancerígenas, es capaz de reducir el colesterol y los triglicéridos, sus componentes hipo glucémicos contribuyen a bajar el azúcar en sangre de los diabéticos. 

Jugo de Aloe vera
Se puede encontrar en cremas, champús, jabones, incluso en bebidas. El Aloe lo cura todo, no hay nada que se le resista, y no requiere atención permanente. Usemos Aloe, basta de tanto producto químico, nuestro cuerpo lo agradecerá. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…