jueves, 22 de octubre de 2015

Gente tóxica

¿Quién no conoce o tiene en su grupo de amigos a algún envidioso, chismoso, manipulador o quejoso? Si no es así eres una persona muy afortunada, y lo sabes. Nuestro día a día nos obliga a lidiar con personas problemáticas, gente tóxica. Este tipo de personas no te quiere, no te respeta, no te escucha, te manipula y solo vela por su propio interés. ¿Podrías identificar a una persona tóxica? 

Gente tóxica
Los meteculpas
Se trata de uno de los sentimientos más negativos que puede tener el ser humano, una de las maneras de manipular a los demás. Son personas insatisfechas con la vida que les ha tocado vivir. 

El envidioso
Anhela lo que la otra persona tiene. Es insatisfecho y se queja permanentemente. Nace de la sensación o de la creencia de que nunca tendrá lo que el otro posee. Es la tristeza por el bien ajeno y pesar de la felicidad del otro.

El descalificador
Disfruta descalificando a todo aquel que se encuentra a su alrededor. Rebaja a los demás. Su objetivo es controlar nuestra autoestima.

El descalificador
El agresivo verbal
Personas complicadas que obstaculizan nuestra existencia. Sus contestaciones nos dejan sin palabras. Ejercen su poder a través de gritos, malos tratos y la desvalorización continua.

El falso
Personas que se creen superiores, solo tienen para cubrir sus necesidades básicas y nunca sonríen. Sufren por todos y por todo. Necesitan demostrar, impresionar y sobresalir.

El falso
El psicópata
Muestran una imagen que en realidad no tienen y que ellos mismos inventan. Son personas que no aman a nadie. Al psicópata solo le sirven los otros para conseguir más dinero, sexo y poder. Se ofende por todo. 

El mediocre
Es el que se conforma con lo que tiene y se olvida de sí mismo. La pereza, la falta de estímulo, la pérdida de sueños y de visión son síntomas de una persona conformista y mediocre.

El chismoso
Persona para la que el chisme es su actividad favorita. Los chismes o rumores son difundidos sin verificación alguna. Es tan chismoso el que lo "ve" como el que lo "compra".

El neurótico
Muestran su necesidad de ser amados y aceptados, de poder y liderazgo, de independencia y perfección. No cambian, quieren que cambies tú. Son agresivos, inhibidos, extremistas, egoístas e infantiles. 

El manipulador
Personas que engañan y buscan la vulnerabilidad y debilidad de otras. El manipulador adormece a su víctima. Viene con palabras seductoras, pero lentamente introduce descalificaciones, gritos e insultos.

El manipulador
El orgulloso
Posee exceso de confianza en lo que dice y hace. Él es perfecto, es el Dios y nadie puede contradecirlo. El orgulloso goza de amor propio en demasía. 

El quejoso
Aquellos que se quejan por todo y todos. Siempre encuentran motivos para quejarse. Tienen problemas con los demás y viven enojados. No tienen sueños, son dubitativos y de mente cerrada. 

Las personas tóxicas nos alejan de la mejor gente, nos quitan energía y además no sacamos nada provechoso de ellas. Son personas con muy baja empatía que necesitan hacer daño a los demás para sentirse bien. Lo más saludable es alejarse de estas complicadas personas, mantener distancia. Yo también sufrí sus desprecios y escuché sus quejas. No más gente tóxica en mi vida. 

Más información en el libro Gente Tóxica de Bernardo Stamateas. Un libro muy recomendable en el que verás reflejado a más de un "amigo", conocido o familiar. 

Gente Tóxica, de Bernardo Stamateas

1 comentario:

  1. He leido el libro y he visto nombre y apellidos en muchas páginas, desde luego estamos mejor lejos de las personas tóxicas

    ResponderEliminar