viernes, 30 de octubre de 2015

Las verduras del mar

Cubren un tercio de la masa vegetal de nuestro planeta, tienen un alto valor nutricional, son utilizadas para producir azúcar, especias, aceites y alimento para animales, y constituyen una importante fuente alimenticia. 

Alga Wakame
El uso de algas en Occidente está en auge, aunque en países como Japón su consumo es una costumbre muy arraigada. El país nipón es además el mayor productor y exportador de este producto. Hasta el momento se conocen unas 30.000 especies de algas, de las que solo son comestibles unas 50. 

Las verduras del mar, como también se las conoce a las algas, nacen tanto en agua dulce como salada. En Galicia se facturan anualmente, solo con algas comestibles, dos millones y medio de euros. Los productos estrella son la Wakame y la Kombu dulce. La Wakame se comercializa deshidratada, en copos o enlatada, mientras que la Kombu se utiliza para elaborar panes o como potenciador del sabor. También se encuentra en el relleno de aceitunas y en la elaboración de los sucedáneos del caviar. 

Recolección de algas en Galicia
Lo cierto es que las algas no solo son nutritivas, son la forma más eficiente de obtener biodiésel. Curiosamente, la primera empresa del mundo en fabricar biopetróleo a partir de microalgas es alicantina. Las diatomeas, microalgas, se usan para la fabricación de microchips para ordenador. Por sus excelentes propiedades, las algas también se utilizan en tratamientos naturales para tratar ciertas patologías y/o prevenir o reducir dolencias. Y es que la algoterapia estimula el metabolismo, desintoxica y ayuda a equilibrar la retención de agua. 

Tratamiento de Algoterapia
Sirven hasta para la elaboración de prendas. Ropa que ayuda a prevenir el cáncer de piel. Se comercializa bajo la marca peruana "Sombra sana". Productos que aseguran proteger contra la excesiva exposición de los rayos ultravioleta (UV), que producen desde una insolación hasta melanoma y problemas graves de visión. "Sombra sana" vende gorras, chalecos, riñoneras, tops, ropa interior y bikinis. Todo ello elaborado con la Gigartina Chamissoi, un alga de Perú. Eso sí, las prendas de esta industria textil tienen una durabilidad de 20 lavados. Más allá de la Wakame y de la Kombu dulce, existen numerosas algas comestibles: Hijiki, Nori, Agar-Agar, Arame, Dulse y Espirulina, entre muchas otras.

El alga Gigartina Chamissoi
La Nori es rica en proteínas y provitamina A, se utiliza para hacer sushi, bolas de arroz o sabrosos aperitivos. La Nishime Kombu nos aporta yodo, potasio, da sabor y endulza. Ayuda a eliminar el colesterol. La Wakame limpia y fortalece la sangre. Es rica en proteínas, calcio, magnesio, fósforo y yodo. La Arame favorece la circulación sanguínea. La Alaria se utiliza como ingrediente en sopas. La Dulse es rica en hierro. El Agar-Agar es una gelatina suave y nutritiva. Elimina residuos del estómago y del intestino. Regula el estreñimiento y es ideal para adelgazar. 

Agar-Agar
La Espirulina es rica en proteínas y aminoácidos, aporta hierro al organismo. Es un superalimento que se vende en comprimidos y el único producto aparte de la leche materna que contiene ácido gamma linolénico, GLA, un ácido graso esencial para que nuestro organismo funcione correctamente. 

Comprimidos de Espirulina
Molestan al bañista por su aspecto y su olor, pero detrás de las algas hay un gran valor ecológico. Suponen un beneficio enorme para el ecosistema del litoral y sirven de alimento para peces, insectos y aves. Y ahora, ¿te atreverías a probarlas? 

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por tanta información, así me gusta, que alguien nos recuerde los alimentos maravillosos en este caso del mar!!!!

    ResponderEliminar