Ir al contenido principal

Círculos sagrados

Llaman la atención de personas de todas las edades y ayudan a combatir el estrés. Hablamos de los mandalas, que en los últimos años están adquiriendo una gran importancia. 

Son muchas las personas que los pintan a su gusto para envolverse en su mágico encanto. La palabra "mandala" tiene su origen en India y su nombre en sánscrito significa "círculo sagrado", una representación del círculo de la vida para la cultura hindú y budista. 

Mandala, "círculo sagrado" en sánscrito
En la antigüedad se usaban con fines religiosos, pero más tarde comenzaron a utilizarse también con fines terapéuticos. Y es que la sencilla actividad de colorear un mandala pone en funcionamiento mecanismos físicos, mentales y psicológicos. 

La finalidad de un "círculo sagrado" no es otra que transformar la energía negativa en positiva y traer el equilibrio y la prosperidad. ¿Sabías que los monjes tibetanos los realizan con arena de colores? ¡Sus creaciones son realmente espectaculares! 

Monjes tibetanos realizando un mandala
Los mandalas no son simples dibujos de colores. Los más comunes son dibujos enmarcados en un círculo, aunque también pueden ser de diferentes formas incorporando todas las figuras geométricas. Los hay cuadrados, triangulares, hexagonales, hasta tridimensionales. 

Cada forma tiene su propio significado. El círculo representa la lejanía, pero también la seguridad y el verdadero "yo". El triángulo está relacionado con el agua, la transformación y la vitalidad. El corazón simboliza la unión, el amor y la felicidad, mientras que el pentágono representa los símbolos de la tierra, el agua y el fuego, así como la forma del cuerpo humano. 

Alivian el estrés y fortalecen la creatividad
Tanto las formas como los colores están plagados de significados psicológicos y simbólicos. Es por eso que el negro se relaciona con la tristeza, la muerte, la ignorancia y el misterio; el blanco con la purificación y la perfección; el verde con la naturaleza, la esperanza y el crecimiento; el azul con la paz, la alegría y la satisfacción; el amarillo con la simpatía, el color del sol y la luz, y el violeta con la transformación, la magia, la espiritualidad y la inspiración. 

Mandala lágrima
Son publicados en libros similares a los de colorear de los niños, donde viene el mandala dibujado con líneas. Pintarlos nos relaja y fortalece nuestra creatividad. Además no requiere ninguna disciplina. Cada cual los colorea según sus gustos estéticos e imaginativos. 

Libros de mandalas 
Colorear mandalas
¡A pintar mandalas! http://mandalas.dibujos.net/

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…