lunes, 4 de julio de 2016

Círculos sagrados

Llaman la atención de personas de todas las edades y ayudan a combatir el estrés. Hablamos de los mandalas, que en los últimos años están adquiriendo una gran importancia. 

Son muchas las personas que los pintan a su gusto para envolverse en su mágico encanto. La palabra "mandala" tiene su origen en India y su nombre en sánscrito significa "círculo sagrado", una representación del círculo de la vida para la cultura hindú y budista. 

Mandala, "círculo sagrado" en sánscrito
En la antigüedad se usaban con fines religiosos, pero más tarde comenzaron a utilizarse también con fines terapéuticos. Y es que la sencilla actividad de colorear un mandala pone en funcionamiento mecanismos físicos, mentales y psicológicos. 

La finalidad de un "círculo sagrado" no es otra que transformar la energía negativa en positiva y traer el equilibrio y la prosperidad. ¿Sabías que los monjes tibetanos los realizan con arena de colores? ¡Sus creaciones son realmente espectaculares! 

Monjes tibetanos realizando un mandala
Los mandalas no son simples dibujos de colores. Los más comunes son dibujos enmarcados en un círculo, aunque también pueden ser de diferentes formas incorporando todas las figuras geométricas. Los hay cuadrados, triangulares, hexagonales, hasta tridimensionales. 

Cada forma tiene su propio significado. El círculo representa la lejanía, pero también la seguridad y el verdadero "yo". El triángulo está relacionado con el agua, la transformación y la vitalidad. El corazón simboliza la unión, el amor y la felicidad, mientras que el pentágono representa los símbolos de la tierra, el agua y el fuego, así como la forma del cuerpo humano. 

Alivian el estrés y fortalecen la creatividad
Tanto las formas como los colores están plagados de significados psicológicos y simbólicos. Es por eso que el negro se relaciona con la tristeza, la muerte, la ignorancia y el misterio; el blanco con la purificación y la perfección; el verde con la naturaleza, la esperanza y el crecimiento; el azul con la paz, la alegría y la satisfacción; el amarillo con la simpatía, el color del sol y la luz, y el violeta con la transformación, la magia, la espiritualidad y la inspiración. 

Mandala lágrima
Son publicados en libros similares a los de colorear de los niños, donde viene el mandala dibujado con líneas. Pintarlos nos relaja y fortalece nuestra creatividad. Además no requiere ninguna disciplina. Cada cual los colorea según sus gustos estéticos e imaginativos. 

Libros de mandalas 
Colorear mandalas
¡A pintar mandalas! http://mandalas.dibujos.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario