Ir al contenido principal

Inteligencia emocional

Casi todos los problemas tienen una causa más o menos común: nuestras gravísimas carencias emocionales. Ahí podemos encontrar la raíz de tanta violencia, las depresiones, los fracasos matrimoniales... Hemos priorizado durante tanto tiempo los factores racionales que nos hemos olvidado de los sentimientos. ¿Te consideras una persona inteligente, emocionalmente hablando? 

Inteligencia emocional
Según definieron Peter Salowey y John Mayer, la inteligencia emocional consiste en la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones, de controlar los impulsos, de diferir la gratificación, de regular nuestros propios estados de ánimo, de empatizar y confiar en los otros. 

Claves para ser emocionalmente inteligente
La inteligencia emocional no tiene nada que ver con la inteligencia lógica. De hecho, se ha demostrado que las personas con un coeficiente intelectual promedio superan en inteligencia emocional a las que tienen coeficientes intelectuales más altos. Travis Bradberry, experto en el tema, asegura que la inteligencia emocional es el factor más importante para el éxito profesional y la excelencia personal. 

Actitud positiva
Bradberry ha recopilado algunas claves que nos pueden ayudar a saber si tenemos o no inteligencia emocional. Según este autor, las personas con inteligencia emocional comparten las siguientes características: Tienen un amplio vocabulario emocional, pueden identificar con precisión qué les ocurre; sienten curiosidad por los demás, se preocupan por la gente que les rodea; abrazan el cambio, dejan de lado el miedo que puede provocar cambiar de vivienda, trabajo, pareja y buscan la felicidad escondida.

Son personas empáticas
También saben cuáles son sus puntos fuertes y débiles, sus propias debilidades y fortalezas; son difíciles de ofender, quienes tienen una gran inteligencia emocional suelen estar seguros de sí mismos y tienen la mente abierta, por lo que ofenderles no es tarea fácil; saben decir "no"; dejan pasar sus errores, son capaces de adaptarse a las situaciones para que les sean más fáciles pero sin fustigarse por lo que se les da mal; dan sin esperar nada a cambio, no buscan la perfección, no guardan rencor, saben neutralizar a las personas tóxicas, duermen lo suficiente, mantienen una actitud positiva y dejan de lado los pensamientos negativos. 

Dan sin esperar nada a cambio
¿Y bien? ¿Compartes alguna de estas particularidades? Si es así, y no dejas que el resto controle tus emociones, eres una persona emocionalmente inteligente. ¡Enhorabuena! La automotivación te viene de dentro. Si no es así, ¡ánimo! Sigue practicando. 

Automotivación

Comentarios

  1. Si, es muy importante la inteligencia emocional, y hasta ahora no se tenía en cuenta en la educación, sin embargo, las nuevas corrientes educativas, todas,van en ese sentido, a ver si las generaciones venidereas son más diestros con sus emociones, los que lo estamos aprendiendo de mayores nos cuesta más, pero con práctica y tomando conciencia de nuestras emociones, vamos mejorando, por favor eso me parece muy importante que cada vez más gente se interese por el tema y te agradezco que lo hayas tratado en tus relatos, que sigo habitualmente.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante tu artículo.Hace tiempo leí un libro sobre el tema y me encantó.Desde entonces leo todo lo que se me pone a tiro sobre ello.Sigue así.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…