Ir al contenido principal

El hombre-basura

¿Sabías que cada uno de nosotros genera más de 500 kilos de basura al año? Reducir, reusar y reciclar debería ser el objetivo de todos, como lo es ya de un buen número de ciudadanos y de activistas como Rob Greenfield, que se pasea por las calles de Nueva York vestido con un traje hecho de basura. Sí, sí, de desperdicios. Su objetivo: llamar la atención de neoyorquinos y turistas sobre la inmensa cantidad de residuos que generamos. 

Rob Greenfield, defensor del medio ambiente
Lo cierto es que en su día a día Greenfield apenas genera basura, pero para este proyecto ha decidido vivir como un estadounidense medio. Envases de plástico, cartones de pizza y frascos vacíos se han convertido en su atuendo temporal. 

Tras cinco años viviendo de forma totalmente sostenible, Greenfield se ha sumergido en la manera estadounidense de producir desechos. A pesar de todos sus esfuerzos, no consume lo suficiente. En dos semanas solo ha generado 22 kilos de basura, su objetivo era llegar a los 30. La aventura de este activista finalizará el próximo 19 de octubre con 45 kilos de desechos al cabo de un mes. Rob quiere convertir este proyecto en un documental para despertar conciencias. 

Greenfield se pasea con kilos de basura por las calles de NY
"Muchas personas quieren reciclar, comprar productos más verdes, pero pocos de ellos quieren reducir su consumo", asegura el hombre-basura. Lejos de golpear la conciencia de los transeúntes, su imagen peculiar provoca sonrisas. A la vista está nuestro poco sentido de la responsabilidad. 

Greenfield está muy presente en Internet, tuvo su propio programa en Dicovery y ésta no es su primera operación mediática. El activista dejó de ducharse durante un año; también vivió en una casita sin agua corriente ni electricidad. Sabe que la conciencia es fundamental, y es que controlar el consumo propio es controlar el propio futuro.

El hombre-basura charlando con los transeúntes

Comentarios

Entradas populares de este blog

Refranes y dichos populares

Se dice que 'A quien madruga Dios le ayuda', que 'De tal palo tal astilla', que 'Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer', que 'En abril, aguas mil' o que 'Mejor solo que mal acompañado', ¿no es así? Se trata de frases creadas a base de la filosofía popular que se aplican muy a menudo en la comunicación, objetivo principal de la enseñanza. 
Los refranes siempre tienen razón. Son frases breves, muy repetidas y transmitidas generación tras generación. En ellas se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza. 
Lo cierto es que el origen de los proverbios es muy antiguo, han existido siempre. Los primeros escritos y recogidos de la tradición popular se remontan a la Edad Media. Sin embargo, no fue hasta el Siglo de Oro español (1492-1659) y el siglo XIX cuando el refrán alcanzó su plenitud. Es por eso que los refranes tienen una historia muy larga y prácticamente están presentes en todas las lenguas del mundo. Constituyen un…

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…