Ir al contenido principal

El hombre-basura

¿Sabías que cada uno de nosotros genera más de 500 kilos de basura al año? Reducir, reusar y reciclar debería ser el objetivo de todos, como lo es ya de un buen número de ciudadanos y de activistas como Rob Greenfield, que se pasea por las calles de Nueva York vestido con un traje hecho de basura. Sí, sí, de desperdicios. Su objetivo: llamar la atención de neoyorquinos y turistas sobre la inmensa cantidad de residuos que generamos. 

Rob Greenfield, defensor del medio ambiente
Lo cierto es que en su día a día Greenfield apenas genera basura, pero para este proyecto ha decidido vivir como un estadounidense medio. Envases de plástico, cartones de pizza y frascos vacíos se han convertido en su atuendo temporal. 

Tras cinco años viviendo de forma totalmente sostenible, Greenfield se ha sumergido en la manera estadounidense de producir desechos. A pesar de todos sus esfuerzos, no consume lo suficiente. En dos semanas solo ha generado 22 kilos de basura, su objetivo era llegar a los 30. La aventura de este activista finalizará el próximo 19 de octubre con 45 kilos de desechos al cabo de un mes. Rob quiere convertir este proyecto en un documental para despertar conciencias. 

Greenfield se pasea con kilos de basura por las calles de NY
"Muchas personas quieren reciclar, comprar productos más verdes, pero pocos de ellos quieren reducir su consumo", asegura el hombre-basura. Lejos de golpear la conciencia de los transeúntes, su imagen peculiar provoca sonrisas. A la vista está nuestro poco sentido de la responsabilidad. 

Greenfield está muy presente en Internet, tuvo su propio programa en Dicovery y ésta no es su primera operación mediática. El activista dejó de ducharse durante un año; también vivió en una casita sin agua corriente ni electricidad. Sabe que la conciencia es fundamental, y es que controlar el consumo propio es controlar el propio futuro.

El hombre-basura charlando con los transeúntes

Comentarios

Entradas populares de este blog

Culos XXL

Lo dice hasta la edición norteamericana de la revista Vogue, estamos ante un fenómeno global sin precedentes: la era de los grandes culos. Los cirujanos plásticos aseguran que el efecto Kardashian es imparable. Ella y sus hermanas han cambiado los cánones de belleza. 
La mayoría de las jóvenes ya no quieren una silueta delgada como hace años, ahora buscan un cuerpo definido y tonificado con curvas bien marcadas. Tal es la fiebre por los culos XXL que estas operaciones han aumentado en Estados Unidos un 252% desde el año 2000. 
La Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre) confirma que en 2015 el número de ampliaciones y reconstrucciones de glúteos creció un 30%. Afortunadamente, las españolas no buscan un trasero como el de la modelo Kim Kardashian, solo pretenden mejorarlo con algún retoque. 
Pero, ¿a qué se debe esta avalancha de grandes posaderas? Principalmente a los belfies (selfies del trasero) y a los nuevos estilos de baile como el twerking, donde el…

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte