martes, 4 de octubre de 2016

El negocio del pelo

La caída del cabello es uno de los temas que más preocupa tanto a los hombres como a las mujeres. Uno de cada tres españoles sufre alopecia y cada vez son más los que se someten a tratamientos para combatirla. Lo cierto es que el pelo se ha convertido en un negocio redondo. Solo en España invertimos al año más de 1.000 millones de euros en productos capilares. 

Venta de pelucas
Ni champús, ni cremas, ni pastillas, por ahora la única solución a la pérdida del cabello es el trasplante capilar. En España este tratamiento asciende a más de 10.000 euros, por eso cada día decenas de españoles deciden viajar hasta Turquía a trasplantarse pelo por una tercera parte de lo que les costaría aquí. Es la nueva pasión turca. 

Trasplante capilar
El otro gran fenómeno es la venta de cabello natural. ¿Sabías que el mayor almacén de pelo natural del mundo está en España? Concretamente en Carabanchel, Madrid. De esta fábrica entran y salen kilos y kilos de pelo convertido en pelucas y extensiones. Justino Delgado recibe cabello de cualquier parte del país, lo trata y lo exporta al extranjero. Negocio por el que también se benefician peluquerías y tiendas de extensiones. En los mejores salones de belleza unas extensiones de pelo pueden costar hasta 1.500 euros. 

Fábrica de pelo Justino Delgado
¿Nunca te has preguntado de dónde procede la mayoría del cabello natural que lucen las celebrities o la gente más pudiente y presumida? De Sudamérica y la India. El "pelo de Tirumala" de la región india de Andrha Pradesh es considerado el de mayor calidad del mundo y las autoridades del santuario se organizan para responder al fervor religioso y sacar un beneficio económico de ello. 

Rihanna y sus pelucas
400 barberos rapan entre 5.000 y 10.000 creyentes al día en el ritual como muestra de agradecimiento al dios Venkateswara. La fundación que gestiona el templo subasta 60 toneladas del preciado pelo negro a empresas exportadoras y obtiene una ganancia anual de 20 millones de euros, que sumados a las donaciones de los creyentes permiten que el templo siga manteniendo su exuberancia. 

Niña rapada en el templo de Tirumala
Familia rapada
Parece increíble pero la compra-venta de pelo y sus tratamientos se han convertido en un buen negocio que mueve millones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario