jueves, 1 de diciembre de 2016

Muros de la vergüenza

Tras la caída del muro de Berlín este tipo de construcciones ha ido en aumento. Si entonces había 16 muros en todo el mundo, en la actualidad hay 65 terminados o en construcción. Solo en Europa se han levantado muros o vallas anti-inmigración por un total de 1.200 kilómetros. 

Fronteras
Para evitar la entrada masiva de inmigrantes africanos, España decidió construir a finales de los 90 dos barreras en Ceuta y Melilla. 

Inmigrantes tratan de pasar la valla de Melilla
En la capital de Irlanda del Norte también comenzaron a ser levantadas hace 40 años las 99 llamadas "líneas" o muros de paz para evitar la violencia entre católicos y protestantes. 

Muro de Irlanda del Norte
El muro entre Israel y Cisjordania empezó a levantarse en 2002 y está hecho con placas de cemento de 8 metros de alto a lo largo de 721 kilómetros. Israel lo defiende porque garantiza la seguridad de sus ciudadanos, pero los palestinos y múltiples organizaciones internacionales como Amnistía Internacional, Human Rights Watch y UNICEF lo denuncian como un muro del Apartheid. 

El muro que separa Israel de Cisjordania
Otro claro ejemplo de división es el de las dos Coreas, ambas divididas desde hace más de 70 años por un muro de 4 kilómetros de ancho por unos 250 kilómetros de largo. 

Valla que divide Corea del Norte y Corea del Sur
Con más de 2.700 kilómetros de longitud, el muro de Sáhara Occidental es considerado el segundo más largo del mundo después de la Muralla China. 

Muro entre Marruecos y el Sáhara Occidental
Otro de los muros más vergonzosos del mundo es el que está en la frontera entre Estados Unidos y México. Tiene 4 metros de alto y 930 kilómetros de longitud, muro que el futuro presidente de EEUU pretende ampliar tal y como prometió durante su polémica campaña electoral. El deseo de Trump es que los mexicanos no puedan entrar en su país, además expulsará a 11 millones de indocumentados. 

Frontera entre México y EEUU
En un mundo globalizado y digital y, en pleno siglo XXI, resulta cuanto menos curioso que haya cada vez más barreras que impidan el tránsito de personas o limiten su derecho a entrar o salir de un determinado territorio. 

Murales anti-Trump en la frontera de México
¿Es el siglo XXI el de la globalización amurallada? ¿Somos conscientes de las muertes que provocan este tipo de construcciones? ¿Hasta cuándo vamos a permitirlo? 

2 comentarios:

  1. Luego nos creemos seres racionales, será que está palabra viene de " ración", increíble ración de inhumanidad, diría yo...

    ResponderEliminar
  2. Hay momentos en que la idea de un muro no me parece tan descabellada.
    Imagino, en realidad “sueño y anhelo” un muro que rodee TODA la frontera de EE.UU.
    Eso impediría que vinieran a estas tierras a organizar golpes de estado, intervenir en nuestras economías o adoctrinar a nuestros militares.
    Por otro lado sería útil para impedir que los “cipayos” latinoamericanos que sueñan y desean gastar su dinero en Disneylandia vayan, o aquellos que desean ser explotados recolectando verduras puedan cruzar la frontera y se dediquen mejor a trabajar por sus respectivos países.
    Tambien impediría que los corruptos de nuestras tierras escapen a los EE.UU con sus ganancias robadas al pueblo para vivir el sueño americano de los corruptos y tiranos.
    Por eso creo que el MURO DEBE CONSTRUIRSE URGENTE PARA EL BIEN DE NUESTROS PUEBLOS.

    ResponderEliminar