Ir al contenido principal

La emoción humana más popular

El miedo es una alteración del ánimo caracterizada por un intenso sentimiento desagradable provocado por la percepción de un peligro real o hipotético, futuro o incluso pasado. Desde el punto de vista biológico constituye un mecanismo de supervivencia y defensa para responder ante situaciones adversas con rapidez y eficacia. 

Adolescente con miedo
El miedo se encuentra en todas las culturas, si no lo tuviéramos no nos protegeríamos de los peligros y moriríamos fácilmente. Todos experimentamos mayor temor frente a situaciones que no controlamos. Hay miedos de todo tipo: los hay universales, algunos completamente razonables y otros ilógicos. Tenemos miedo a la soledad, al fracaso, a la muerte, al cambio, al dolor, al qué dirán, a hablar en público, miedo a elegir una decisión equivocada, a suspender un examen, al ridículo, a ser abandonados, al rechazo, a perder la libertad... ¡incluso al dentista!

¿Por qué tenemos miedo? Básicamente por ver un peligro inminente fruto de nuestra imaginación. ¿Cómo nos afecta? Nos hace sentir mal. El miedo modifica nuestra percepción y origina en nuestro cuerpo fuertes cambios fisiológicos: acelera el ritmo del metabolismo, aumenta la presión arterial, incrementa la adrenalina, sube el nivel de glucosa en sangre, intensifica la tensión muscular, dilata las pupilas y detiene las funciones no esenciales del organismo. 

El lenguaje corporal exterioriza tu miedo
¿Se puede superar? Claro, con prudencia y valentía. Pero hay quienes no saben ni sabrán lo que es tener miedo. Se trata de la enfermedad de Ubach-Wiethe, de la que se conocen menos de 300 casos en el mundo. Las personas que padecen esta afección tienen un daño cerebral irreversible que les impide tener miedo. Registran síntomas externos como daños dermatológicos, mala cicatrización de las heridas, labios amarillentos y molestos abultamientos de la piel alrededor de los ojos y en las manos. 

¿Sabías que según una investigación realizada por la Sociedad de Psicología Británica los zurdos son más propensos al miedo? 

Miedo sí, pero no a todo ni todo el tiempo. No magnifiquemos los problemas. La vida no está hecha para sufrir. 

Miedo al dentista 
"Tu miedo termina cuanto tu mente se da cuenta que es ella la que crea ese miedo" - Alejandro Jodorowsky. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…