Ir al contenido principal

Pedir, hacer clic, probar y compartir

Lo saben todo de la cocina, quedan para comer en restaurantes pero, sobre todo, para hacer fotos a los platos. Son los foodies, aficionados a la comida y a la bebida en todas sus formas y colores. Estos amantes de la cocina se dejan llevar por su entusiasmo gastronómico, siguen las inauguraciones, los cierres de restaurantes, los sitios de moda o la comida relacionada con la ciencia. Se trata de un estilo de vida cuyos ingredientes indispensables son experimentar y reinventar. 

#instafood, fotos de comida en Instagram
Los foodies o "cocinillas" en su posible traducción al castellano, fotografían y comentan todo lo que nos llevamos a la boca para después volcarlo en plataformas digitales como Instagram o Pinterest. Redes sociales que aportan visibilidad y catapultan al selecto club de los foodies. Solo en Instagram hay más de 150 millones de fotografías y vídeos de comida. 

Sarka Babicka es una fotógrafa londinense que supera los 153.000 seguidores en Instagram gracias a sus cuidadas imágenes de platos saludables y deliciosos. 

Instantánea de Sarka Babicka en su cuenta de Instagram
David Lebovitz fotografía tartas, baguettes recién horneadas y cruasanes. Lebovitz cuenta con más de 127.000 seguidores.

Plato del foodie David Lebovitz
Andrew Scrivani es fotógrafo del New York Times. Sus juegos de luces, desenfoques y texturas hacen que los platos cobren vida propia y trasciendan nuestras pantallas. 

Andrew Scrivani, fotógrafo del NYT
La instagramer y foodie Ida Frosk convierte la comida en verdaderas obras de arte efímero. Tiene más de 285.000 seguidores. 

Creaciones de Ida Frosk
Y la mediática repostera madrileña Alma Obregón deleita a sus más de 86.000 seguidores con sus ya famosas magdalenas. 

Cupcakes de Donuts
Lo cierto es que casi todos llevamos dentro a un pequeño foodie, ¿quién no ha fotografiado alguna vez un plato de comida y ha subido la instantánea a Facebook o a otra red social? Cualquiera puede hacerlo ya con su teléfono móvil. Además para sacar una buena foto de un plato de comida no hay que ser un auténtico profesional en fotografía. Lo más importante es tener limpia la lente, buscar la mejor iluminación posible y estabilizar el móvil o usar un trípode. Existen también diferentes e infinitas aplicaciones para editar o compartir las instantáneas, tales como: Snapseed, Filterstorm, VSCOCam, Squaready o Instagram. 

Foodie haciendo una foto a un helado
No cabe la menor duda de que las redes sociales y las aplicaciones para teléfonos inteligentes han contribuido al crecimiento de esta tendencia, aunque en Estados Unidos y Gran Bretaña ya se hablaba de foodies a mediados de los ochenta. Hasta las famosas comparten sus fotos de comida a través de las redes sociales. 

Lejos queda aquella bonita costumbre de bendecir los alimentos antes de hincarles el diente, ahora se fotografía la mesa. Desconocemos si se trata de una moda pasajera, lo que está claro es que son auténticas obras de arte dignas de miles de 'likes'. 

Comentarios

  1. Uhmmm!! Que bueno!!
    Seguro que todos alguna vez le hemos hecho fotos a algún plato cuando nos hemos ido de viaje. Nos haremos un álbum de fotos de comidas ,ja ja !!
    Mayte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ama! ¡Qué buena idea! Solo pensarlo se me hace la boca agua...

      ¡Un fuerte abrazo, Mayte!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…