Ir al contenido principal

Puppy, el perro guardián del Guggenheim

Endomingado llego a los 400 relatos, y qué mejor manera de celebrarlo que hablando de Puppy, el guardián del Museo Guggenheim de Bilbao que llena a los espectadores de admiración y alegría. 

Puppy, de Jeff Koons
Su llegada a la capital vizcaína causó alguna reticencia, formaba parte de una obra temporal, pero hoy nadie se imagina el museo sin su majestuosa mascota perruna. Se quedó por aclamación popular. 

El controvertido artista estadounidense Jeff Koons (1955) diseñó esta escultura pública con la finalidad de atraer, suscitar optimismo e infundir confianza y seguridad. La mascota que recibe a los visitantes del museo tiene 12 metros de altura, pesa 15 toneladas y se sostiene sobre un armazón metálico cubierto de flores. 

El guardián del Museo Guggenheim Bilbao
Puppy, cachorro en español, cambia de vestuario dos veces al año: en mayo y en octubre. En primavera y verano luce de mil colores, los que le aportan las casi 40.000 begonias, alegrías, lobelias, petunias y claveles. En otoño e invierno se cubre con pensamientos. Más de 20 operarios y 40 jardineros trabajan durante una semana para confeccionar su traje. Cambiar las flores del cachorrín cuesta unos 100.000 euros. Su principal enemigo son los pulgones, que le atacan en los días de viento sur. 

Puppy cambia de traje en mayo y octubre
Dentro de su estructura de acero hay un mecanismo que activa el riego y lo mantiene así durante hora y media. La tierra del guardián solo se cambia cada cuatro o cinco años. 

¿Sabías que meses antes de su inauguración en 1997, Koons presentó otro Puppy de madera más pequeño y con flores más grandes en Waldeck, Alemania? Después se destruyó. 

El museo, que en octubre cumple 20 años, se vestirá de luz, color y música al aire libre. Ahí estará Puppy para darnos la bienvenida, como si el tiempo no hubiera pasado. 

Puppy duerme y cuida del museo

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…