Ir al contenido principal

El laberinto de Villapresente

El laberinto más grande de España, inaugurado el pasado 8 de abril, se encuentra en la localidad cántabra de Villapresente. Se trata de un entramado de 4.000 cipreses leylandi que ocupan 5.625m2 de superficie. Los pasillos del laberinto, de aproximadamente 1 metro de anchura y 2,5 de altura, suman algo más de 5 kilómetros. 

El laberinto más grande de España

Emilio Pérez Carral, su propietario y vecino de Villapresente, lo diseñó primero sobre papel, después en una maqueta y finalmente pintó el recorrido con cal. Mónica, su hija de 23 años, es quien se encarga de esta atracción que pretende que sea su modo de vida. 

El diseño está inspirado en los laberintos ingleses de los siglos XVIII y XIX. Y es que en aquella época las grandes fortunas de Reino Unido los construían para entretenerse en los apacibles días veraniegos. Muchas veces, en su interior, poseían estatuas que representaban fábulas romanas o dioses de la mitología griega, incluso fuentes, torres o invernaderos con plantas exóticas. 

Los más hábiles salen del laberinto en treinta minutos, pero la media está en más de una hora. Vamos, que la persona que se pierde acaba haciendo unos cuantos kilómetros. Y sí, hay una salida de emergencia, por si te agobias y tal. 

Laberinto de Villapresente, Cantabria

El aforo del laberinto es limitado (1.000 personas/día) por eso es recomendable reservar con antelación. La entrada para mayores de 13 años es de 4 euros. La tarifa reducida (7-12 años) es de 3 euros. Los más pequeños (0-6 años) pueden entrar gratis y para los grupos de 20 o más personas se les aplica la tarifa estándar, 3 euros por cabeza. Desde este mes de septiembre el laberinto cierra los lunes por trabajos de mantenimiento. 

La mayoría de los asistentes son vascos

El laberinto más grande de España se encuentra a tan solo kilómetro y medio de la cueva de Altamira, de ahí su enorme éxito.


Yendo por carretera está a 9 minutos de Santillana del Mar y a 22 de Santander. Por cierto, su horario es de 10:30 a 20:00 horas.

La salida vete a saber, me dicen que por allí. ¡Pacooooo, por ahí no! Ya nos hemos vuelto a perder. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…