martes, 5 de mayo de 2015

Informar en tiempos revueltos

La libertad de prensa es uno de los derechos más amplios a la libertad de expresión, y es que la prensa juega un papel central al informar sobre los temas relevantes para todos los ciudadanos. Desde 1993, cada 3 de mayo se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa para evaluar la libertad de prensa a nivel mundial, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas. 

Aunque parezca lo contrario, la libertad de prensa se ha deteriorado de forma general en el mundo, según el informe realizado por Reporteros Sin Fronteras. En lo que va de año 22 periodistas han sido asesinados y 160 encarcelados. RSF elabora una clasificación de 180 países cada año y en 2014 hubo un deterioro del 8%.


Eritrea, Corea del Norte, Turkmenistán y Siria se encuentran en los últimos cuatro puestos de la clasificación. Destaca la peligrosidad de informar en países como Irak, Siria y Ucrania y el bloqueo de internet y la persecución a las informaciones críticas como a los corresponsales extranjeros en China (puesto 175 de 180). México y Brasil siguen siendo los países más mortíferos para los periodistas, seguidos de Colombia y Paraguay. 

Venezuela pierde 20 posiciones y la libertad de prensa en España se mantiene estable a pesar de las amenazas detectadas por RSF. Actualmente ocupa el puesto 33 y se sitúa por delante de países como Francia (38), Estados Unidos (49) o Japón (61), aunque detrás de Finlandia (1), Noruega (2) y Dinamarca (3). 

La organización destaca además varias amenazas a la libertad de expresión en España, tales como la Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como "Ley Mordaza", que prácticamente prohíbe fotografiar y grabar a la policía en las manifestaciones; la Ley de Transparencia, que obliga a las administraciones a ser transparentes o las denuncias de manipulación en RTVE, avaladas con 1.500 firmas de trabajadores de la radiotelevisión pública. El "carpetazo" al caso Couso con la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial o la censura de la portada de la revista El Jueves dedicada a la abdicación del rey preocuparon a RSF en 2014. Y qué decir del Gobierno de Rajoy, que apenas admite preguntas en ruedas de prensa o comparece a través de una pantalla de plasma. 

Rajoy dando una rueda de prensa a través del plasma
No corren buenos tiempos para la libertad de prensa y mucho menos para la libertad de expresión. El pasado mes de enero, sin ir más lejos, dos terroristas mataron a ocho periodistas del semanario francés Charlie Hebdo, hasta el Estado Islámico secuestra, decapita y difunde las decapitaciones de periodistas y fotógrafos. 
Los periódicos se solidarizaron con Charlie Hebdo
Aún queda mucho para acabar con la censura, la violencia contra los medios, la violencia digital y la autocensura. No hay periodismo sin periodistas, ni democracia sin periodismo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario