Ir al contenido principal

Pequeños, pero matones

El acoso escolar no es un fenómeno nuevo, el psicólogo Dan Olweus fue el primero que estudió sobre el tema en su país, Noruega, en 1973 y a partir de 1982 se volcó en el estudio del suicidio de tres jóvenes en ese año. En Europa ya se estaba trabajando en los países nórdicos, también en Inglaterra, donde existen tribunales escolares. En España no hay estudios oficiales hasta 1999, y junto a Estados Unidos es pionera en programas de prevención. A veces hay personas que no cumplen con sus deberes y hacen daño a los demás, entonces puede producirse una situación de maltrato. 

Un grupo de niños aislan a una compañera de clase
El acoso escolar es cualquier forma de maltrato psicológico, físico o verbal producido entre escolares. Al menos, uno de cada cuatro jóvenes en España sufre acoso escolar y los casos siguen aumentando debido al ciberacoso. Y es que los insultos y las vejaciones van más allá del horario escolar. La mayoría de los maltratadores recurre a las redes sociales para humillar a sus víctimas mediante la violencia verbal. Según los expertos, el bullying implica tres componentes clave: un desequilibrio de poder entre el acosador y la víctima, la agresión por un acosador o grupo que intenta dañar a la víctima de modo intencionado y un comportamiento agresivo hacia una misma víctima de forma reiterada. Además existen diferentes tipos de acoso escolar, como el bloqueo social (aislamiento y su marginación), acciones de hostigamiento (desprecio, falta de respeto y desconsideración), manipulación social (distorsionan la imagen social de la víctima), coacción (conductas que pretenden que la víctima realice acciones contra su voluntad), exclusión social (buscan excluir la participación del niño), intimidación (consumir emocionalmente al niño mediante una coacción intimidatoria) y la amenaza a su integridad. 

Un niño marginado por sus compañeros
Hay casos en todo el mundo, afecta tanto a niñas como a niños y está presente en colegios públicos y privados. Muchas de la víctimas viven el maltrato en silencio. Los casos más extremos acaban en suicidio. En 2004, Jokin Zeberio, de 14 años, se tiró al vacío con su bicicleta desde lo alto de la muralla de Hondarribia, venía sufriendo acoso desde hacía años por parte de un grupito de "compañeros".  Este hecho hizo sonar la alarma social, política y educativa. Lamentablemente no pararon el fenómeno. 

Dos niños increpando a otro
Lo más importante es tomar medidas al respecto, tales como prevenir, detectar, mediar y resolver. Los niños y niñas maltratadas a menudo están tristes, se sienten mal, les da vergüenza no ser lo bastante valientes, y a veces pueden pensar que tienen la culpa de lo que les pasa. Las víctimas que se encuentran en una situación de maltrato tienen que intentar mantener la calma, no responder de la misma forma que sus acosadores, intentar hablar amistosamente, abandonar el lugar y hablarlo con alguien, ya sean padres, profesores o compañeros de clase. Denunciar o quejarse de una situación de maltrato no es "chivarse", es defender un derecho fundamental y trabajar para mejorar la convivencia. 


Todas las personas tenemos derecho a ser bien tratadas. Instituciones, colegios e institutos luchan contra los pequeños matones. Save The Children España también trabaja para acabar con el acoso escolar porque considera que todos los niños y niñas tienen derecho a ser protegidos de todas las formas de violencia y al desarrollo de su potencial de aprendizaje en un ambiente seguro. No permitamos ningún caso más de violencia escolar, ante el acoso escolar, tolerancia cero. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…