domingo, 3 de mayo de 2015

El trabajo más difícil del mundo

Hoy, como cada primer domingo de mayo, se celebra en España el Día de la Madre, una jornada muy especial en la que los hijos les demostramos todo nuestro amor y cariño. Fue en el Antiguo Egipto donde comenzaron las primeras celebraciones en honor a las madres. Con el auge del Imperio Romano, esta festividad se estableció el 15 de marzo. Más tarde, el 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX decidió que coincidiera con la celebración de la Inmaculada Concepción, y en 1914 Woodrow Wilson, presidente de Estados Unidos, declaró el segundo domingo de mayo el Día de la Madre. Aquí, en España se celebraba el 8 de diciembre, aunque en 1965 se trasladó al primer domingo de mayo.


Cada Día de la Madre los hijos regalamos a nuestras madres todo tipo de detalles: desde una caja de bombones, flores, hasta aparatos electrónicos. Incluso se comenta que el Día de la Madre fue idea de El Corte Inglés para aumentar sus ventas. Lo cierto es que la labor diaria que hacen las madres es invalorable. Cuántos hemos escuchado eso de: "Es la primera vez que me siento en todo el día". Seguramente que muchos. Y es que una madre se desvive con tal de hacer a su hijo feliz. Hace un año circuló por Internet un vídeo que mostraba "La entrevista para el trabajo más difícil del mundo: sin horarios, sin sueldo y sin pausas", ¿sabéis cuál es? Ser madre. Si alguna vez has pensado que tu trabajo es cansado, difícil y te deja sin tiempo para nada más, piensa en tu madre. Trabaja todos los días del año sin descanso, sin tiempo a veces para sentarse a comer tranquilamente, y encima sin remuneración económica y agradecimientos. Las reacciones de los aspirantes no tienen desperdicio.


Todos coinciden además en que no puede existir un trabajo así, y lo califican de "inhumano" y "demencial" cuando el entrevistador les dice que no cobrarán por ello. El vídeo se expandió rápidamente y logró que más de uno reflexionara sobre el inadvertido trabajo que realiza su madre todos los días. 

La verdad es que no me gustan este tipo de celebraciones, creo que fomentan el consumo material y dejan a un lado lo realmente importante, valorar y agradecer lo que hacen nuestras madres por nosotros. A veces con un simple abrazo o un simple te quiero espontáneo es suficiente, no es necesario regalarle una caja de bombones o enviarle una felicitación por Facebook.


Lo hacen de corazón, sin pedir nada a cambio. Son comprensivas, cariñosas, responsables, empáticas, preocupadas, resolutivas y creativas. Solo ellas saben lo que nos pasa con mirarnos. Dicen que Dios no podía estar en todas partes y que por eso creó a las madres. Rápido, ve hacia la tuya y dale un abrazo o llámala por teléfono, no hay regalo que más les guste. ¡Viva la madre que nos parió! ¡Feliz día de la madre!

4 comentarios:

  1. Gracias por estas bonitas palabras a todas las madres!!!!! Felicitaciones

    ResponderEliminar
  2. Toda la razón, viva la madre que te parió!!! Y viva la que me parió a mi también!!
    A mi me gusta este día, porque me parece que ellas merecen su día en el calendario, ese pequeño homenaje. Pero dentro de nosotros debería ser siempre el día de la madre, y hacerles ver cada día, lo agradecidos que les estamos por darnos el regalo de la vida, y por estar siempre (se lo pidamos o no, nos demos cuenta o no), a nuestro lado.
    Gracias pequeño, por una entrada como esta.

    Yazmina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, no hay palabras para agradecer todo lo que hacen por nosotros. Son ellas las que tiran del carro. ¡Gracias, Yazmina!

      Eliminar