Ir al contenido principal

Cuando una persona sorda escucha música por primera vez

¿Cuánto tiempo podrías aguantar sin escuchar música? Uno, dos, ¿tres días? Imagínate que, de repente y por vez primera, lo haces a los 23 años. Es lo que le sucedió al californiano Austin Chapman, que nació con una sordera profunda y recuperó el oído en 2012. 

Austin Chapman
Durante toda su vida la música había sido un misterio, solo podía oír bajos zumbidos con la ayuda de sus viejos audífonos. Le sorprendía ver cómo la gente bailaba y cantaba en la pista de baile. También cuando alguien lloraba al escuchar una canción. 

Hace casi cinco años que Austin introdujo en sus oídos unos audífonos de nueva tecnología y de color naranja, y su vida cambió para siempre, se obró el milagro. Sentado en el despacho del médico escuchó una mezcla de sonidos desagradables, como el zumbido del ordenador y del aire acondicionado o el sonido del teclado. Austin podía oír y el mundo de la música se abrió ante él. 

Siempre se había preguntado cómo debía sonar la música de Mozart. Fueron sus amigos quienes le pusieron el 'Lacrimosa' del compositor y pianista austriaco. Con lágrimas de alegría en sus mejillas lo comparó con ver un color por primera vez o también como la primera vez que besas a una chica. 


Austin Chapman sabía que había un amplio universo musical por descubrir y pidió consejo en internet sobre la música que debía escuchar. ¡Recibió 14.000 respuestas! Decidió pues seguir el consejo de algunos y empezar por la música de los cincuenta y así seguir década a década. 

Finalmente comenzó a escuchar melodías mucho más antiguas, como la de Guillaume de Machaut llamada 'Agnus Dei', del siglo XIV. 


Hoy Austin Chapman es cineasta y se dedica a los cortometrajes. Escucha entre cuatro y cinco horas de música al día y puede oír cualquier composición. Eso sí, odia el country, dice ser muy depresivo. 

El joven cineasta, Austin Chapman
Su obra favorita es 'Bohemian Rhapsody' de Queen. 


También le gusta la quinta sinfonía de Beethoven y 'Fly me to the moon' del genial Frank Sinatra. 


Curiosamente su sonido favorito es el silencio. ¿Increíble, verdad? Después de todo... 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…