Ir al contenido principal

Cuando una persona sorda escucha música por primera vez

¿Cuánto tiempo podrías aguantar sin escuchar música? Uno, dos, ¿tres días? Imagínate que, de repente y por vez primera, lo haces a los 23 años. Es lo que le sucedió al californiano Austin Chapman, que nació con una sordera profunda y recuperó el oído en 2012. 

Austin Chapman
Durante toda su vida la música había sido un misterio, solo podía oír bajos zumbidos con la ayuda de sus viejos audífonos. Le sorprendía ver cómo la gente bailaba y cantaba en la pista de baile. También cuando alguien lloraba al escuchar una canción. 

Hace casi cinco años que Austin introdujo en sus oídos unos audífonos de nueva tecnología y de color naranja, y su vida cambió para siempre, se obró el milagro. Sentado en el despacho del médico escuchó una mezcla de sonidos desagradables, como el zumbido del ordenador y del aire acondicionado o el sonido del teclado. Austin podía oír y el mundo de la música se abrió ante él. 

Siempre se había preguntado cómo debía sonar la música de Mozart. Fueron sus amigos quienes le pusieron el 'Lacrimosa' del compositor y pianista austriaco. Con lágrimas de alegría en sus mejillas lo comparó con ver un color por primera vez o también como la primera vez que besas a una chica. 


Austin Chapman sabía que había un amplio universo musical por descubrir y pidió consejo en internet sobre la música que debía escuchar. ¡Recibió 14.000 respuestas! Decidió pues seguir el consejo de algunos y empezar por la música de los cincuenta y así seguir década a década. 

Finalmente comenzó a escuchar melodías mucho más antiguas, como la de Guillaume de Machaut llamada 'Agnus Dei', del siglo XIV. 


Hoy Austin Chapman es cineasta y se dedica a los cortometrajes. Escucha entre cuatro y cinco horas de música al día y puede oír cualquier composición. Eso sí, odia el country, dice ser muy depresivo. 

El joven cineasta, Austin Chapman
Su obra favorita es 'Bohemian Rhapsody' de Queen. 


También le gusta la quinta sinfonía de Beethoven y 'Fly me to the moon' del genial Frank Sinatra. 


Curiosamente su sonido favorito es el silencio. ¿Increíble, verdad? Después de todo... 

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…