Ir al contenido principal

El James Dean del ballet

El bailarín Sergei Polunin (Kershon, 1989) creció en un barrio pobre del sur de Ucrania. Con tan solo tres años comenzó a practicar gimnasia y a bailar en la escuela de su ciudad natal. Con nueve, consiguió el segundo puesto en la Competición Nacional de Ballet de Ucrania. 

Polunin amaba la gimnasia y sus padres decidieron sacrificarse por él. Su abuela materna se fue a trabajar a Grecia, su padre a Portugal y su madre se trasladó a Kiev junto al joven. Y de la capital de Ucrania a Londres para que su hijo se formara en la British Royal Ballet School. Todos con el objetivo de poder costear los estudios de Sergei. 

Sergei Polunin
Al tiempo que su carrera profesional despuntaba, su vida privada se desmoronaba sin remedio. Polunin no aceptó el divorcio de sus padres y el ballet le obligaba a mantener una estricta disciplina. Trabajaba el doble que el resto de bailarines para llegar a lo más alto. 

Con 19 años su enorme sacrificio se vio recompensado al convertirse en el bailarín principal más joven de la historia de la Royal Ballet de Londres. Polunin luchó contra sus emociones, contra el cansancio y las frustraciones, pero el bailarín sufrió depresiones que combatió con excesivas salidas nocturnas, aireadas a través de las redes sociales. 

Los medios de comunicación le adjudicaron el papel de "chico malo", primero por darse a la bebida y, después, a la droga. Sergei llegó a subir al escenario "colocado" y bajo los efectos de la cocaína. A raíz de aquello nadie quería trabajar con él. Las grandes compañías preferían trabajar con alguien más seguro y predecible. El controvertido bailarín mostró su rebeldía llenando su cuerpo de tatuajes y en 2012, con 22 años, anunció que abandonaba la Royal Ballet para, por fin, ser libre. 

Polunin en "Take Me to Church", 2015
Hoy sus padres se sienten culpables por no haber sabido manejar mejor la situación. Nunca le preguntaron si realmente quería ser el mejor; tampoco le advirtieron de los peligros de serlo. 

En la actualidad continúa ejerciendo de bailarín y está felizmente comprometido con la bailarina rusa Natalia Osipova. El recién estrenado documental 'Dancer' narra la historia de este ucraniano que hizo historia. La vida del James Dean del ballet bien merecía ser contada. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…