Ir al contenido principal

Tiempo de castañas

Ahora que se acerca el invierno, ¿a quién no le apetecen unas ricas castañas? Ya sean crudas, asadas o cocidas. En la Edad Media ya las utilizaban como principal fuente de hidratos de carbono. Todo cambió cuando llegó la patata de América. Hoy, el principal productor de castañas es China, con cerca del 25% de la producción mundial. En el norte de España la recogida de este fruto seco se realiza a finales de octubre o principios de noviembre. 

Castañas asadas
Además de ser ricas en hidratos de carbono, las castañas son pobres en grasas. A diferencia de otros frutos secos, su contenido en ácidos grasos omega-3 es muy bajo. Hay quien destaca su contenido en calcio, pero no llega a ser muy significativo. En contra de lo que se creía, las castañas no aportan calorías en exceso, y es que prácticamente el 50% de su composición es agua. Las castañas son saciantes y, debido a su contenido en fibra, combaten el estreñimiento. Este fruto es especialmente rico en vitamina B; su aporte se aprovecha mejor si se consumen crudas. 

Erizos de castaña
El hierro es otro de los minerales destacados en la castaña, necesario tanto para la producción de hemoglobina como para prevenir la anemia. Su aporte en potasio ayuda a controlar la retención de líquidos, evita la hipertensión y favorece la secreción de orina. Crudas conservan mejor sus nutrientes, pero también son ricas en taninos, lo que las hace más difíciles de digerir llegando a ocasionar molestias intestinales. 

¿Sabías que las castañas se pueden congelar con o sin cáscara? Conviene, eso sí, hacerles un corte para poderlas asar directamente sin tener que descongelarlas. ¿Te imaginas poder comerlas en agosto? Lo malo de este fruto seco típicamente otoñal es que es muy flatulento, produce gases tanto si se come asado como cocido. 

¡Importante! A la hora de comprar castañas es conveniente escoger aquellas que tengan la piel tersa, libre de manchas o cortes y que se muestren firmes al tacto. Este superalimento puede disfrutarse como entrante, en forma de salsa o aliño y de postre. ¿Y a ti, cómo te gustan? 

Solomillo con castañas al Pedro Ximénez

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…