Ir al contenido principal

Selfies: el fenómeno que arrasa

Aunque el fenómeno de los selfies o de las autofotos parezca reciente, el primer selfie de la historia es de 1920. La fotografía fue tomada en diciembre de ese año en la terraza de un estudio fotográfico en Nueva York. En ella aparecen cinco fotógrafos de la empresa Byron que, en ese momento, no imaginaban la repercusión que tendría años después. 

Primer selfie de la historia

Desde que Barack Obama, actual presidente de EEUU, se hiciera aquel famoso selfie con la primera ministra de Dinamarca en el funeral de Nelson Mandela, la fiebre de las autofotos no ha parado. Histórico fue también el de la última edición de los Oscar. La presentadora de la gala, Ellen DeGeneres, logró reunir a un grupo de estrellas de Hollywood, como Meryl Streep, Brad Pitt, Angelina Jolie, Bradley Cooper, Julia Roberts o Jennifer Lawrence. En unos segundos la imagen ya estaba en Twitter y, en apenas 50 minutos, se convirtió en la más retuiteada de la historia, superando el millón de retuits.

El selfie más retuiteado de la historia

Fue tal la repercusión del selfie de los Oscar que desde entonces pocos han resistido a realizarse un autorretrato de sí mismos. Desde el Papa Francisco, Rafa Nadal, Jorge Lorenzo, Jennifer Lopez, hasta los Reyes de España se han hecho alguno.

Los Reyes de España con las deportistas de waterpolo y natación

Existen además varios tipos de autofotos: con la cara lavada, haciendo muecas, con famosos o personas influyentes, dentro de un avión a punto de despegar e incluso con mascotas. Los selfies arrasan, están de moda, pero la imprudencia también ha provocado muertes. En abril de 2014, una joven de Carolina del Sur murió cuando el coche que conducía se estrelló segundos después de que subiera a Facebook un selfie mientras escuchaba 'Happy' de Pharrell Williams, y en julio, un joven mexicano de 21 años fallecía al intentar sacarse una autofoto con una pistola que se le disparó accidentalmente. Y qué decir de los famosos photobomb, aquellos intrusos que "arruinan" una fotografía metiéndose en el plano para convertirse en protagonista inesperado.

El photobomb de la reina de Inglaterra

Probablemente la palabra que más escuchamos en 2014 fue selfie, elegida palabra del año por la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA). Pero esta fiebre va mucho más allá, los teléfonos móviles ya incorporan la opción de autofotografiarse sin necesidad de girar el dispositivo, y para tomar fotos imposibles y abarcar más espacio está el selfie stick, más conocido como palo de selfie.

Turistas haciéndose una autofoto con el palo de selfies

Numerosos museos los han prohibido ya por motivos de seguridad, ya que pueden dañar las obras de arte. Por lo general, nos gusta autofotografiarnos y publicar las imágenes en las diferentes redes sociales, aunque hacerlo de manera continua puede crear una conducta narcisista. Selfies sí, pero con cabeza y sin poner en riesgo nuestra vida. 

Comentarios

  1. Con cabeza y sin poner riesgos en nuestra vida. Si señor! Demasiadas muertes y accidentes por querer innovar en exceso con los selfies...
    Y aunque es una cosa que siempre ha estado ahi, en la actualidad es algo que causa furor. Nadie puede decir que no se ha hecho un selfie, incluso aquellos, que como yo, tienden a huir de las cámaras, he caído en la tentación!
    Antes de acabar el curso, tenemos que sacarnos una, siempre digo que llegarás lejos!

    Yazmina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yazmina, ya somos dos, yo también he caído en la tentación. Por supuesto, antes de acabar el curso nos hacemos un selfie de grupo! Como siempre, gracias.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…