viernes, 20 de febrero de 2015

Veneno para el dolor

La pastilla mágica todo lo cura, desde el dolor de cabeza, dolor dental, muscular, hasta las molestias de la regla. Automedicarse, tomar demasiado ibuprofeno o paracetamol, e incluso exceder la dosis máxima recomendada, puede traer problemas gástricos, renales y de derrames de sangre en forma de ictus y trombosis a largo plazo. En España las cajas de pastillas de 600 miligramos son las más vendidas y si persiste el dolor, lo habitual es tomar dos o tres pastillas cada seis horas, superando así la dosis recomendada de 1.200 miligramos al día. Por eso, el Departamento vasco de Salud y las farmacias de Euskadi han puesto en marcha una campaña para advertir a la población de que la dosis máxima no debería superar los 400 miligramos por toma. Se recomienda no pasar de 500 o 600 miligramos por día. Y es que según el director del Centro de Información del Medicamento de Bizkaia, Juan Arco: "Los medicamentos no dejan de ser venenos que tomamos en pequeñas dosis". Además, el consumo exagerado de ibuprofeno o de paracetamol puede provocar no solo el efecto contrario al deseado, sino también efectos secundarios. Estreñimiento, diarrea, gases o distensión abdominal, mareo, nerviosismo, zumbidos en los oídos, pérdida de audición o agudización de asma, son tan solo algunos de sus efectos secundarios.

Pastillas de ibuprofeno

Contradictorio y sorprendente es el estudio que publicó un equipo de científicos de la Universidad de Texas (EEUU) y del Instituto Buck. Según esta investigación, este anti-inflamatorio alarga la vida de moscas, gusanos y de la levadura hasta en un 15% y que si trasladásemos este experimento a los humanos podríamos vivir una docena de años más. Lo que no sabemos es qué farmacéutica está detrás de esta investigación. ¿Si el ibuprofeno perjudica el estómago, el hígado y los riñones, cómo vamos a vivir 12 años más?
Nuestros abuelos viven ya más de 80 años y apenas han recurrido al ibuprofeno y al paracetamol, acudían a la medicina natural, y les funcionaba, ¿por qué no recuperamos esa saludable tradición? 
Existen multitud de remedios caseros. Ante el dolor de cabeza, zumo de manzana; para el dolor de estómago, infusión de jengibre con palos de canela y para cualquier dolor muscular, articular, golpes y/o moretones, Fisiocrem. Un gel compuesto por diferentes plantas naturales: Arnica, hipérico, calendula y melaleuca. 

Infusión de jengibre con palos de canela

Hay remedios naturales para todo tipo de malestares, no hay por qué acudir al dichoso ibuprofeno. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario