Ir al contenido principal

El misterioso regalo de Baltasar

Todo el mundo sabe lo que son el oro y el incienso pero, ¿qué sabemos de la mirra? Pues que fue uno de los tres regalos que los Reyes Magos de Oriente ofrecieron al niño Jesús y que representa la amargura que éste sufría en la Pasión y Muerte. 

Los Reyes Magos regalaron oro, incienso y mirra a Jesús
Lo que muchos desconocemos es que se trata de una gomorresina en forma de lágrimas, amarga, aromática, roja, semitransparente, frágil y brillante en su estructura. La mirra proviene de un árbol de la familia de las burseráceas que crece en Arabia y Etiopía. Se empleaba para elaborar perfumes y ungüentos, para tratar la ronquera, la disentería y como antiparasitaria. 

Resina de mirra
La mirra tiene además numerosas propiedades medicinales. Es capaz de estimular la producción de glóbulos blancos. Útil en época de gripe estacional, catarros y resfriados (ayuda en casos de laringitis, faringitis, sinusitis y afecciones respiratorias). Ayuda incluso en casos de mononucleosis (la enfermedad del beso) y brucelosis (enfermedad transmitida al hombre por algunos animales). Pero también ayuda de forma externa. Cura y desinfecta heridas. 

Constituye uno de los mejores aceites esenciales para relajarse y acompañar las meditaciones. Y es que su impacto sobre las emociones resulta asombroso, de ahí su uso habitual en aromaterapia. El misterioso regalo del rey Baltasar se puede encontrar en tintura, en polvo, aceite esencial, en infusión y en resina. 

Aceite esencial de mirra
La mirra sirve para tratar también todo tipo de dolencias en la boca y garganta, así como afonía, amigdalitis, encías sangrantes, caries y curar y cicatrizar encías tras extracciones dentales. Por cierto, la tintura de esta planta no solo evita las picaduras de mosquitos, sino que también los mantiene alejados. 

Quemada como el incienso, purifica el lugar proporcionando paz. Es un gran aliado para dormir bien. Miles de años después, la mirra, esa gran desconocida, sigue siendo una de las plantas medicinales con mayor número de virtudes. 

Árbol de la mirra
La mirra se considera segura y no tóxica, aun así se desaconseja su uso en mujeres embarazadas, madres lactantes, niños y en los que planean someterse a algún tipo de intervención quirúrgica. 

Ahora sí, ya conocemos algo más de esta planta. ¡Lo que sabían nuestros Reyes Magos, oye! Oro para la riqueza, e incienso y mirra para la salud. ¡Cuánto nos queda por aprender! 

El viernes os espero en el primer aniversario de 'Relatos de tinta-e', pasaré lista. 

Comentarios

  1. Que interesante relato!!
    Todos los años repitiendo lo de oro incienso y mirra y ahora me entero bien de lo que es el tercer regalo.¡Que sabios eran los tres Reyes!
    Gracias por tu información, Iker.
    Mayte

    ResponderEliminar
  2. Dicen que le regalaron oro como a un rey,incienso como dios y mirra como hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo desconocía por completo. ¡Gracias, Carmen!

      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…