Ir al contenido principal

Saborear palabras y escuchar en colores

Y hablando de colores... ¿Sabías que algunas personas los ven cuando escuchan música o asocian el color amarillo al número 7? Se trata de una condición bastante peculiar, la sinestesia, la unión de sensaciones. 

Aproximadamente un 1% de la población es sinestésica, es decir, sus sentidos aparecen mezclados. Existe una teoría que dice que todos somos sinestésicos al nacer, pero que con el desarrollo se produce un procesamiento de la información sensorial más separado. Aun así, y según varios neurocientíficos, es posible que sigamos siendo sinestésicos en cierto grado aunque no lo sepamos. 

Sinestesia, la unión de sensaciones
La forma más común de sinestesia es cuando las personas ven o escuchan palabras en color. Esta condición, que afecta a 1 de cada 25.000 personas, es más común en mujeres que en hombres y la mayoría suelen ser zurdas. Las personas que tienen esta alteración congénita suelen tener gran memoria visual y mayor coeficiente intelectual que la media. Sin embargo, su impacto es negativo en el aprendizaje. 

Algunas personas sinestésicas ven colores cuando escuchan música, otras sienten el sabor de las palabras. Para un sinestésico una A mayúscula puede ser roja o 5+2 puede ser igual a azul. Además de los sabores básicos, como dulce o salado, una persona sinestésica también experimenta sabores a podrido, a suciedad y cosas muy desagradables. Percibe la textura y la temperatura de las palabras. 

Los sinestésicos experimentan distintos sabores
Si bien, no todos los sinestésicos perciben lo mismo. Mientras que para algunos el número 2 corresponde al color rojo, para otros es verde. Asimismo, la estabilidad de asociaciones sinestésicas se mantiene durante doce meses. 

La sinestesia no es una enfermedad, sino una condición poco frecuente. Según un estudio realizado por Ed. Hubbard y Ramachandran, las características más comunes son las siguientes: es hereditaria, hay sinestesias leves y fuertes, suelen tener problemas a la hora de diferenciar la derecha y la izquierda y suele darse en artistas o personas creativas. Celebridades internacionales como Lady Gaga o Pharrell Williams tienen el don o el problema de fusionar los sentidos. Fenómeno que también tuvieron Jimi Hendrix y Marilyn Monroe. 

La sinestesia afecta al 1% de la población
Parece ciencia ficción pero no lo es. Sentir sabores durante la lectura, ver colores precisos al escuchar música o visualizar fechas en tres dimensiones es posible. ¿Has visto algún perro verde? Yo tampoco. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…