Ir al contenido principal

La plataforma del cambio social

El cambio es posible y en nuestras manos está modificar aquello que creemos injusto e incoherente. Seguro que tú también has firmado alguna vez en Change.org, la mayor plataforma de peticiones del mundo. 

Change.org, la mayor plataforma del cambio social
Hoy, más de 131 millones de personas de 196 países hemos pasado a la acción para generar cambios. La tecnología no solo ha conseguido que las personas estemos más conectadas que nunca, también ha movilizado a cientos, a miles o incluso a decenas de miles de personas en todo el mundo para que gobiernos y empresas respondan ante nuestras solicitudes. 

En 2015 más de 3 millones de españoles firmamos para mejorar nuestro entorno más cercano. Nunca antes en la historia tuvimos tanto poder como ahora. Son muchos los éxitos logrados gracias a esta plataforma digital gratuita.


Enetz, tras la muerte de su hermano Urtzi por una parada cardíaca, consiguió que todos los campos de fútbol e instalaciones deportivas públicas del País Vasco contaran con un desfibrilador automático. Gabriel pidió que se aclarara legalmente si los ciegos podían aspirar a ser jueces y magistrados en España. Más de 100.000 personas firmaron su petición e hicieron realidad su deseo. El CGPJ anunció que las personas invidentes como Gabi también pueden ser jueces.

Gabriel, ciego, podrá ser juez
Difícil olvidar el caso de Josefa, una mujer de 63 años que ingresó en prisión por no querer derribar su casa ilegal. Una casa en la que vive con su hija Cristina, con un 39% de discapacidad, sus tres nietos y su hijo Raimundo, parado de larga duración. Más de 131.000 personas firmamos en Change.org por su indulto. El Gobierno aprobó en Consejo de Ministros su liberación aunque la obliga a derribar su casa porque "tienen que cumplir la legislación". 

Change.org presionó para que el Gobierno indultara a Josefa
Con 167.000 firmas los ciudadanos consiguieron que la Conselleria de Sanitat de la Comunidad Valenciana autorizase el tratamiento contra el cáncer de Antonio Marí, un ciudadano que había estado cotizando más de 43 años a la Seguridad Social y al que se le estaba negando. 

Antonio Marí junto a su sobrina Lorena
Victoria también la de Cristian González, un joven discapacitado que solicitaba a RENFE una rampa a sus vehículos para poder acceder en silla de ruedas y así poder ir a la Universidad. Su solicitud obtuvo 364.000 apoyos. 

Son cinco de las muchas victorias que ha facilitado Change.org pero, afortunadamente, hay más. 

Cristian González
El Parlamento de Galicia aprobó una ley contra el maltrato animal tras la firma de más de 167.000 personas, Elena consiguió cambiar la Ley para potenciar bancos de libros de texto y el Ayuntamiento de Barcelona acordó permitir el acceso de perros al suburbano de la ciudad tras más de 10.000 firmas. Hasta Hillary Clinton apoyó en Change.org el derecho de las mujeres saudíes a conducir. 

Hillary Clinton
Además de firmar, todas y todos podemos provocar cambios mediante una petición. El éxito radica en pedir algo específico, proponer una solución sensata al problema y difundirlo a través de Facebook, Twitter y otras comunidades para conseguir más apoyos. Tú puedes hacer la diferencia, el camino más largo es quedarse parado. 

Change.org

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…