Ir al contenido principal

La plataforma del cambio social

El cambio es posible y en nuestras manos está modificar aquello que creemos injusto e incoherente. Seguro que tú también has firmado alguna vez en Change.org, la mayor plataforma de peticiones del mundo. 

Change.org, la mayor plataforma del cambio social
Hoy, más de 131 millones de personas de 196 países hemos pasado a la acción para generar cambios. La tecnología no solo ha conseguido que las personas estemos más conectadas que nunca, también ha movilizado a cientos, a miles o incluso a decenas de miles de personas en todo el mundo para que gobiernos y empresas respondan ante nuestras solicitudes. 

En 2015 más de 3 millones de españoles firmamos para mejorar nuestro entorno más cercano. Nunca antes en la historia tuvimos tanto poder como ahora. Son muchos los éxitos logrados gracias a esta plataforma digital gratuita.


Enetz, tras la muerte de su hermano Urtzi por una parada cardíaca, consiguió que todos los campos de fútbol e instalaciones deportivas públicas del País Vasco contaran con un desfibrilador automático. Gabriel pidió que se aclarara legalmente si los ciegos podían aspirar a ser jueces y magistrados en España. Más de 100.000 personas firmaron su petición e hicieron realidad su deseo. El CGPJ anunció que las personas invidentes como Gabi también pueden ser jueces.

Gabriel, ciego, podrá ser juez
Difícil olvidar el caso de Josefa, una mujer de 63 años que ingresó en prisión por no querer derribar su casa ilegal. Una casa en la que vive con su hija Cristina, con un 39% de discapacidad, sus tres nietos y su hijo Raimundo, parado de larga duración. Más de 131.000 personas firmamos en Change.org por su indulto. El Gobierno aprobó en Consejo de Ministros su liberación aunque la obliga a derribar su casa porque "tienen que cumplir la legislación". 

Change.org presionó para que el Gobierno indultara a Josefa
Con 167.000 firmas los ciudadanos consiguieron que la Conselleria de Sanitat de la Comunidad Valenciana autorizase el tratamiento contra el cáncer de Antonio Marí, un ciudadano que había estado cotizando más de 43 años a la Seguridad Social y al que se le estaba negando. 

Antonio Marí junto a su sobrina Lorena
Victoria también la de Cristian González, un joven discapacitado que solicitaba a RENFE una rampa a sus vehículos para poder acceder en silla de ruedas y así poder ir a la Universidad. Su solicitud obtuvo 364.000 apoyos. 

Son cinco de las muchas victorias que ha facilitado Change.org pero, afortunadamente, hay más. 

Cristian González
El Parlamento de Galicia aprobó una ley contra el maltrato animal tras la firma de más de 167.000 personas, Elena consiguió cambiar la Ley para potenciar bancos de libros de texto y el Ayuntamiento de Barcelona acordó permitir el acceso de perros al suburbano de la ciudad tras más de 10.000 firmas. Hasta Hillary Clinton apoyó en Change.org el derecho de las mujeres saudíes a conducir. 

Hillary Clinton
Además de firmar, todas y todos podemos provocar cambios mediante una petición. El éxito radica en pedir algo específico, proponer una solución sensata al problema y difundirlo a través de Facebook, Twitter y otras comunidades para conseguir más apoyos. Tú puedes hacer la diferencia, el camino más largo es quedarse parado. 

Change.org

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…