Ir al contenido principal

La vasija agrietada

Es uno de los cuentos hindúes que más me gusta, cargado de emociones para conocerse mejor y entender nuestro lugar en el mundo, se trata de La vasija agrietada:

Un porteador de India dedicaba sus días a llevar agua de un extremo a otro del pueblo en dos grandes vasijas, las cuales colgaban de los extremos de un largo palo que el hombre llevaba sobre los hombros. 
De los recipientes, uno tenía varias grietas, mientras que el otro se mantenía en perfecto estado. Después del largo trayecto que el hombre recorría a pie desde el arroyo hasta la casa de su maestro, la vasija rota llegaba a su destino con la mitad del agua. 
Durante los dos años siguientes, esta situación se dio diariamente: uno de los envases llegaba entero y el otro medio vacío. Por supuesto, el cántaro sin grietas estaba muy orgulloso de sus logros, pues se sabía perfecto. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo podía hacer la mitad de su trabajo.
Un buen día, la tinaja resquebrajada habló con el aguador y le dijo: 
- Se me cae la cara de vergüenza por la situación que se lleva produciendo desde hace dos años. Quiero disculparme contigo porque, por culpa de mis grietas, solo puedes entregar la mitad de mi carga y solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir. 
Al oír estas palabras, el hombre se conmovió y le respondió a la tinaja:
- Estate atenta cuando regresemos a casa; quiero que te fijes en las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino. 

La vasija agrietada
Y así lo hizo la vasija. A su regreso por el sendero que daba al pueblo, se fijó en que había muchísimas flores hermosas que decoraban e iluminaban el camino, como si de una bella alfombra se tratase. De todas formas, ella se sentía igual de triste porque al final solo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar. 
Entonces el aguador le dijo: 
- ¿Te has dado cuenta de que las flores solo crecen en tu lado del camino?
La vasija le miró avergonzada. 
- Siempre he sabido de tus grietas, y he querido sacar el lado positivo de ello. Jamás he pensado en cambiarte por otra. Por ello, sembré semillas de flores a lo largo del sendero por donde pasas y comencé a regarlas todos los días. Recuerda, amiga tinaja, que si no fueras exactamente como eres, con tus virtudes y con tus defectos, no hubiera sido posible crear toda esta belleza. 

Moraleja: Veamos siempre el lado positivo de las cosas y oportunidades donde aparentemente no las hay. 

Comentarios

  1. Me encanta este cuento, gracias por recordarlo y moraleja!!!!!! Qué importante es saber apreciar lo positivo de cada persona situación...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…