Ir al contenido principal

Obesidad: la epidemia silenciosa

"En el mundo ya hay más obesos que flacos", es uno de los titulares más impactantes que hemos podido escuchar esta semana en diferentes medios de comunicación. Y es que en las últimas cuatro décadas hemos pasado de vivir en un mundo en el que el número de personas bajo peso doblaba al de obesos, a uno en el que hay más obesos que personas con delgadez extrema. 

Lejos de preocuparnos por un problema de salud pública y tomar medidas para frenar una de las mayores epidemias del siglo XXI, la problemática va a más. 

Mujer devora una hamburguesa
España tiene un índice de obesidad más bajo que el promedio mundial, aunque no es para sentirse orgullosos. Estados Unidos y Reino Unido aún nos sacan ventaja en esto. Sorprendentemente el país que lidera el ránking en cuanto a número total de obesos es... ¡China! En la nación asiática hay más de 43,2 millones de hombres obesos y 46,4 millones de mujeres con sobrepeso. 

Según los datos de los últimos trabajos al respecto, en nuestro país el número de varones con obesidad ha aumentado del 24,3% en 1975 a un 27,5% en 2014. En cuanto a las mujeres, éstas han pasado de un 25,15% cuarenta años atrás a un 25,8%. 

Problemas que causa el sobrepeso
Lo cierto es que actualmente más del 25% de la población española tiene sobrepeso o es obesa, enfermedad crónica provocada por diversas causas que ocasionan problemas cardiovasculares, endocrinos, gastrointestinales, neurológicos, respiratorios y psicológicos. 

Preocupante es también el aumento de la obesidad infantil. La OMS asegura que ya es una epidemia a nivel mundial y afirma que 42 millones de menores de cinco años tienen sobrepeso. ¡Atención padres y madres! La mayoría de nuestros niños se alimentan mal, alimentémonos adecuadamente para dar ejemplo. 

Obesidad infantil
El principal factor de la obesidad es llevar a cabo una dieta desequilibrada, una alimentación inadecuada, bien por falta de alimentos, por un consumo excesivo de alimentos con grasa o por una mala conservación de los mismos. 

Para evitar el exceso de peso lo mejor es poner en movimiento nuestro sistema, cualquier ejercicio que nos ayude a quemar calorías. También es aconsejable alejarse del estrés, los refrescos o bebidas azucaradas, las chuches y la comida basura. 

Mujer indecisa
Recuerda que nunca es tarde para comenzar una vida saludable. Mantente activo, come sano, controla tu peso regularmente, bebe agua, realízate un chequeo médico al menos una vez al año y come solo cuando tengas hambre. Y no, ser 'fofisano' (tener barriguita), no es tan sano como se dice. Este nuevo 'canon de belleza' resulta poco saludable. 

Famosos 'fofisanos'
Resulta curioso, ¿no crees? Mientras la mitad de la población mundial muere por comer mal y demasiado, la otra perece al no tener qué llevarse a la boca. No hay quién lo entienda. La solución es compleja. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…