Ir al contenido principal

¡Walla!

Si no te gusta, súbelo súbelo, ¿te suena? Es Wallapop, la aplicación móvil que permite comprar y vender artículos de segunda mano cerca de ti. Plataforma que ofrece la posibilidad de sacar un ingreso extra poniendo a la venta cosas que ya no utilizas, ya sean aparatos electrónicos, ropa, libros, muebles, muñecas, clips, zapatillas, hasta cepillos de dientes. Y es que todo aquello que imaginas es vendible y lo que no, también. 

Logo de Wallapop
Este servicio de compra-venta ha tenido una buenísima acogida en nuestro país y compite con aplicaciones como YuMe (Android), Mi Trastero (Apple y Android), Chicfy (Apple) y Segunda Mano (Apple, Android y Windows). Al margen de todas estas apps, Wallapop ha implicado a que muchos consumidores hayan optado por lanzarse a comprar y vender productos de segunda mano entre vecinos. 

Productos de la plataforma
Lo que la distingue de grandes portales como segundamano.es o milanuncios.com es que Wallapop no es un portal online, sino una aplicación móvil donde comprar y vender a través de un smartphone. Es tan fácil como registrarse y subir fotos del producto que quieres vender. Artículo que se debe clasificar en una de las muchas categorías que ofrece la aplicación (tecnología e informática, coches, deporte, muebles, moda inmobiliaria, electrodomésticos...) y al que se le añade el precio opcional y una breve descripción. 

Geolocalización 
Lo mejor de esta app es que facilita el contacto directo con los interesados a través de la geolocalización y que el usuario puede consultar qué se está vendiendo a su alrededor esté donde esté. Tal revuelo ha generado este mercadillo online que en él se venden artículos de lo más variopintos. Productos tan sorprendentes como vestidos de comunión, bombonas de butano, azucarillos y cepillos de dientes, todo de segunda mano. 


¿Estás buscando una paellera económica? Tienes una seminueva en Wallapop. 


¿Harta de usar siempre la misma ropa interior? Una usuaria vende sus bragas y tangas por 20 euros. Las envía por PayPal en bolsa hermética, todo un detalle por su parte. 


¿Te aburres como una ostra? María vende rodillazos a 8 euros aunque el precio, asegura, se puede negociar. ¡Menos mal! 


¿Cansado de tu cepillo de dientes habitual? No busques más, Wallapop ofrece una amplia gama de cepillos usados. Éste, por ejemplo, limpia como el primer día. 


¿Buscas el disco de Los Gemeliers? Una usuaria regala el de su hermana por no escuchar más semejante porquería. 


¿Harta del nacionalismo catalán? Freddy vende su tanque para invadir comunidades autónomas con ganas de ser independientes. 



Todo un chollazo, ¿verdad? Pues hay mucho más. Desde ceniceros del Barça, botes de Nocilla, fregonas, hasta madres para dar collejas. 


Risas y anuncios reales aparte, la venta de productos de segunda mano se ha disparado en España debido a la crisis. Parece que por fin hemos perdido la vergüenza de comprar y vender artículos usados. Si tienes curiosidad por descubrir más productos insólitos y ocurrentes de Wallapop, te animo a que visites la cuenta de Twitter de @wallapuff ¡No tiene desperdicio! 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Culos XXL

Lo dice hasta la edición norteamericana de la revista Vogue, estamos ante un fenómeno global sin precedentes: la era de los grandes culos. Los cirujanos plásticos aseguran que el efecto Kardashian es imparable. Ella y sus hermanas han cambiado los cánones de belleza. 
La mayoría de las jóvenes ya no quieren una silueta delgada como hace años, ahora buscan un cuerpo definido y tonificado con curvas bien marcadas. Tal es la fiebre por los culos XXL que estas operaciones han aumentado en Estados Unidos un 252% desde el año 2000. 
La Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre) confirma que en 2015 el número de ampliaciones y reconstrucciones de glúteos creció un 30%. Afortunadamente, las españolas no buscan un trasero como el de la modelo Kim Kardashian, solo pretenden mejorarlo con algún retoque. 
Pero, ¿a qué se debe esta avalancha de grandes posaderas? Principalmente a los belfies (selfies del trasero) y a los nuevos estilos de baile como el twerking, donde el…

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte