Ir al contenido principal

86.400 dólares

Toda persona es capaz de alcanzar la tan ansiada felicidad. Sin embargo, muchas se conforman con lo que tienen por miedo a fracasar, por miedo a lo desconocido, al qué dirán y se sumergen en la permanente mediocridad.

Imagina por un momento que existe un banco que cada mañana abona en tu cuenta 86.400 dólares. Este extraño banco, al mismo tiempo tiene sus propias reglas; la primera es que todo lo que no te has gastado a lo largo del día, se retira por la noche; no puedes hacer trampas, no puedes traspasar ese dinero a otra cuenta: solo puedes gastarlo. Pero a la mañana siguiente, al despertar, el banco te ingresa otros 86.400 dólares. La segunda regla es que el banco puede interrumpir este juego sin previo aviso. En otras palabras, en cualquier momento puede decirte que se acabó, que cancela la cuenta. ¿Qué harías si te encontraras en esa situación? 

Pensando en qué invertir el dinero
Se supone que gastaríamos el dinero en lo que nos apeteciera, en hacer multitud de regalos a las personas que queremos, en llevar algo más de felicidad a nuestra vida y a la de los demás... Pues bien cada uno de nosotros tenemos ese banco mágico a nuestra disposición. Su nombre es TIEMPO. 

Todo lo que tenemos es tiempo
Todas las mañanas, al despertar, ese banco abona en nuestra cuenta personal 86.400 segundos de vida. Cada noche ese banco borra de nuestra cuenta y da como perdida cualquier cantidad de ese saldo que no hayamos invertido en algo provechoso. Ese banco no arrastra saldos de un día para otro. Todas las mañanas repite ese prodigio y se nos abonan 86.400 segundos de vida, pero jugamos con la misma regla inevitable: el banco puede cancelarnos la cuenta en cualquier momento sin previo aviso; en cualquier momento la vida se puede acabar. Cada día nos abre una nueva cuenta. Cada noche elimina los saldos del día. Si no usamos nuestro saldo durante el día, nosotros seremos los perdedores. No podemos dar marcha atrás. No existen cargos a cuenta del ingreso de mañana; debemos vivir el presente con el saldo de hoy. 

El reloj sigue su marcha... ¡Tienes que conseguir lo máximo de cada día! ¿Quieres entender el valor de un año? Pregúntale a algún estudiante que repitió curso... Para entender el valor de un mes, pregúntale a la madre que alumbró a un bebé prematuro... Para entender el valor de una hora, pregúntale a los amantes que esperan encontrarse... Para entender el valor de un minuto, pregúntale al viajero que perdió el tren... Para entender el valor de un segundo, pregúntale a esa persona que estuvo a punto de sufrir un accidente... Para entender el valor de una milésima de segundo, pregúntale al deportista que ganó una medalla de plata en los Juegos Olímpicos, en lugar de la medalla de oro para la que llevaba toda la vida entrenándose... Atesora cada momento que vivas... y recuerda que el tiempo no espera a nadie. 

El reloj sigue su marcha, no espera
Dedícate a lo que te gusta y nunca trabajarás, rodéate de gente positiva, agradable y sencilla, pon fin a una relación de pareja falsa y agotadora, aléjate de las personas tóxicas y vive intensamente cada día como si éste fuera el último. Recuerda que tienes 86.400 segundos para cambiar tu vida, ¡aprovéchalos! La felicidad no es un sentimiento, es una decisión. 

La felicidad es invertir tu tiempo en lo que realmente quieres
*Historia extraída del libro Ojalá fuera cierto de Marc Levy. 

Comentarios

  1. Unos segundo para escribir Genial Iker!!! Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Wow!!
    Una de tus mejores entradas!! Igual la mejor!!
    Me ha encantado... y alucinado!
    Hay que aprovechar cada segundo de cada dia de nuestra vida.
    Superar miedos, sonreir y querer!!
    Que grande eres pequeño!!!
    Yazmina

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso planteamiento de la vida y del valor del tiempo en la búsqueda de la felicidad. Me ha encantado.
    Un beso
    Mayte

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Culos XXL

Lo dice hasta la edición norteamericana de la revista Vogue, estamos ante un fenómeno global sin precedentes: la era de los grandes culos. Los cirujanos plásticos aseguran que el efecto Kardashian es imparable. Ella y sus hermanas han cambiado los cánones de belleza. 
La mayoría de las jóvenes ya no quieren una silueta delgada como hace años, ahora buscan un cuerpo definido y tonificado con curvas bien marcadas. Tal es la fiebre por los culos XXL que estas operaciones han aumentado en Estados Unidos un 252% desde el año 2000. 
La Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre) confirma que en 2015 el número de ampliaciones y reconstrucciones de glúteos creció un 30%. Afortunadamente, las españolas no buscan un trasero como el de la modelo Kim Kardashian, solo pretenden mejorarlo con algún retoque. 
Pero, ¿a qué se debe esta avalancha de grandes posaderas? Principalmente a los belfies (selfies del trasero) y a los nuevos estilos de baile como el twerking, donde el…

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte