Ir al contenido principal

Marca registrada

La siesta es una de las tradiciones más arraigadas de nuestro país. Ese sueño breve que llamamos "echar una cabezada" ofrece grandes beneficios. 

Hombre durmiendo la siesta
Después de comer, tenemos más ganas de dormir y eso es inevitable. Aunque no seamos capaces de dormirnos, el simple hecho de recostarnos y cerrar los ojos nos puede ayudar a relajarnos y recuperar energías para afrontar lo que queda de día y salir a conquistar el mundo. 

Está comprobado que tomar una siesta aumenta los niveles de alerta, ayuda a tomar decisiones difíciles, mejora la creatividad y la percepción sensorial. 

Dicen que echar una cabezadita después de comer mejora la salud circadiana (fenómenos biológicos que ocurren rítmicamente a la misma hora, como la sucesión de vigilia-sueño), también disminuye el estrés, aumenta el rendimiento, el estado de alerta y refuerza el aprendizaje. 

La siesta ideal
Lo recomendable es que dure un máximo de 30 minutos y se realice en el sofá o en una silla cómoda en lugar de la cama. Una siesta de entre 10 y 20 minutos eleva los niveles de energía, por lo que resulta más fácil retomar las actividades después de despertarse. 

Algunos estudios demuestran que dormir durante 30 minutos puede causar una sensación de aturdimiento que podría durar hasta 30 minutos después de despertar, incluso antes de que los beneficios reparadores de la siesta se hagan evidentes. 

Tomar una siesta de 60 minutos mejora el recuerdo de sucesos, rostros y nombres. Se trata de un sueño de onda lenta, el más profundo. Lo malo: algo de somnolencia al despertarse. 

Una sana costumbre española
Dormir durante 90 minutos conduce a la mejora de la memoria emocional y procesal, así como la creatividad. Una siesta de esta duración, normalmente, evita la somnolencia, por lo que es más fácil despertar. Si bien, una cabezada de 40 minutos o más altera el ciclo del sueño nocturno.

Pero para obtener todos estos beneficios debemos mantener una dieta equilibrada y practicar una hora de ejercicio moderado a diario. Si hasta Salvador Dalí tomaba la siesta como un "potenciador" de su trabajo. La NASA también alaba sus beneficios y cada vez son más los que se suman al "invento español", ese que tanto critican y envidian fuera de aquí. 

The Spanish siesta

Comentarios

  1. Lo mejor que se puede hacer es echar una buena siesta. No supone ningún esfuerzo y es gratis !!! Que nos quiten lo bailao 😉

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…