Ir al contenido principal

Ramadán: el mes sagrado de los musulmanes

Ya estamos en Ramadán, bueno lo están 1.700 millones de musulmanes. Se trata del noveno mes del calendario musulmán, conocido internacionalmente por ser el mes en el que los musulmanes practican el ayuno diario desde el alba y hasta que se pone el sol. 

Ramadán, el mes del ayuno
¿Sabías que el Ramadán coincide con la fecha en la que el profeta Mahoma recibió la primera revelación del Corán, el libro sagrado de los musulmanes? Al basarse en ciclos lunares, el mes sagrado varía de un año a otro, aunque siempre dura entre 29 y 30 días. Este año ha comenzado el pasado lunes y finalizará el próximo 6 de julio. 

Durante este tiempo, los musulmanes solamente pueden comer, tomar agua o tener relaciones sexuales antes del amanecer y después del atardecer. Dicen que el ayuno es una experiencia depuradora y educadora que todo musulmán debe practicar para sentir hambre y sed, una práctica que enseña al hombre a ser generoso y solidario ante el sufrimiento de millones de seres humanos que no saben qué comerán al día siguiente. Pero el ayuno es tan solo el cuarto pilar del islam. 

Musulmanes rezan hacia La Meca en Ramadán
La profesión de fe es el primero y más importante de los pilares del islam. Mediante esta fórmula el musulmán proclama la unidad y la unicidad divinas. La oración es el segundo pilar. Cada musulmán debe rezar cinco veces al día en dirección a La Meca. El tercer pilar es la limosna. Los musulmanes deben dar cada año una limosna a las personas más pobres de su comunidad para limitar la acumulación de riquezas, purificar el alma de la avaricia y la codicia y crear espíritu de comunidad. La peregrinación a la Meca es el quinto y último pilar del islam. Y es que todo musulmán debe peregrinar al menos una vez en la vida a la ciudad de La Meca, siempre y cuando tenga los medios económicos y las condiciones de salud necesarias. 

Peregrinación a La Meca
El Ramadán es obligatorio para todo musulmán sano desde el momento en el que llega a la pubertad. Sin embargo, hay algunas excepciones; como los enfermos, los ancianos que estén en débiles condiciones, aquellos que realizan trabajos muy duros o las mujeres en su período menstrual.

Niño en una mezquita
Al finalizar el mes sagrado, se celebrará el Eid al-Fitr, la celebración del fin del Ramadán. Festividad en la que los musulmanes estrenan ropa. Los creyentes celebran este día visitando los hogares y comiendo platos especiales. Además, por tradición, los niños reciben regalos, dulces y aguinaldos por sus seres queridos como símbolo de amor. 

Niños celebran el fin del Ramadán
No sé tú, pero yo me quedo con nuestra Navidad. Solo pensar que no se puede comer ni beber con temperaturas de entre 30 y 40 grados me echa para atrás. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…