Ir al contenido principal

Los beneficios del plátano

Es rico en fibra, posee vitaminas A, C, B1, B2, B6, B9 (ácido fólico) y E, tiene triptófano (un aminoácido esencial), y minerales como potasio, magnesio, calcio, selenio, cinc y hierro. Pero es que además su contenido en grasas es casi nulo. Hablamos del plátano, una de las frutas más consumidas en todo el mundo. ¿Sabes cuáles son sus beneficios? Te invito a conocer sus principales bondades. 

El plátano, la fruta más consumida en todo el mundo
El plátano posee tres azúcares naturales: sacarosa, fructosa y glusosa, que combinados con la fibra natural de la fruta nos aporta energía inmediata. Por algo es la fruta que consumen la mayoría de deportistas del mundo. 

Rafa Nadal
El plátano también nos puede ayudar a prevenir numerosas enfermedades y malestares como el estreñimiento. ¿Sabías que las personas que sufren de depresión se sienten mejor cuando comen un plátano? Esto se debe a que contienen triptófano, un tipo de proteína que el cuerpo convierte en serotonina, conocida por sus efectos relajantes que mejoran el estado de ánimo y te hacen sentir más feliz. 

Esta fruta es estupenda para reducir la presión arterial alta y prevenir la osteoporosis por su gran contenido en potasio. El consumo regular de esta fruta también reduce los riesgos de sufrir un accidente cardiovascular. 

Plátanos
Asimismo, nos ayuda a fortalecer nuestros huesos, a superar el ardor de estómago y a saciar nuestro apetito entre horas. Numerosos estudios han demostrado que el plátano tiene un efecto muy positivo a nivel cerebral. De hecho, los estudiantes que lo consumen por la mañana tienen una mejor concentración durante todo el día. 

El plátano mejora el rendimiento y la memoria
Por sus contenidos de vitamina B, los plátanos son muy buenos para calmar el estado nervioso, sobre todo en esos momentos de estrés y angustia. Por si esto fuera poco, tanto su cáscara como su pulpa se utilizan para prevenir y combatir la aparición de arrugas tempranas, así como reducir el acné, las erupciones cutáneas y la piel reseca. 

Cuida y conserva la salud de nuestro cutis
Ya lo sabes, ¡a comer plátanos! De Canarias, a ser posible. 

Plátanos de Canarias

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…