Ir al contenido principal

Gaokao: el examen más estricto del mundo

En muchos institutos de China, sobre todo en el último curso, no existen ni sábados ni domingos. Los estudiantes asisten a la escuela todos los días de la semana y cuando tienen algún día libre sus padres les apuntan a clases de inglés, música o caligrafía. Se preparan para el gaokao, el examen de acceso a la universidad. Y es que en uno de los países más competitivos y exigentes del mundo tener un grado universitario es esencial para conseguir un buen trabajo. 

Gaokao
Se trata de un examen que cada año mueve a nueve millones y medio de estudiantes. Todos desean que sus hijos e hijas alcancen el éxito en su vida personal y profesional, de ahí a que la mayoría de familias chinas opten por tener un solo descendiente. Pero, ¿qué es el gaokao? Es el examen más importante de China que se lleva a cabo los días 7 y 8 de junio de cada año y que requiere jornadas de estudio interminables. Consiste en memorizar palabra por palabra todo lo aprendido durante el curso. 

Las asignaturas obligatorias de la prueba son chino, matemáticas y un idioma extranjero (generalmente inglés) y una o dos asignaturas optativas que pueden ser historia, geografía y política para los de Humanidades o física, química y biología para los de Ciencias. 

Alumno se prepara para el gaokao
El examen más estricto del mundo ha sido muy criticado porque se valora más la resistencia que la inteligencia. Es tan exigente que para muchos resulta inevitable hacer trampa, aunque la temida prueba es estrictamente vigilada por las autoridades que evitan que los aspirantes copien. Por eso se les pide que no ingresen con teléfonos móviles ni con relojes electrónicos. 

Tal y tanta es la presión que reciben de la sociedad y de sus propios padres que no es extraño encontrar casos de desmayos, depresiones e incluso suicidios entre los jóvenes estudiantes. 

Las jornadas de estudio son interminables y los meses previos apenas duermen
Al gaokao, como ocurre con nuestra Selectividad, se puede uno presentar cuantas veces quiera. Un caso especial es el de Wang Xia, un hombre de 86 años que el año pasado se presentaba por decimoquinta vez al examen. Su objetivo: poder estudiar medicina en una de las universidades de prestigio en China. ¿Lo habrá conseguido? Visto lo visto, nuestra prueba de acceso a la universidad es coser y cantar. 

Alumnos celebran el fin del gaokao
Lo cierto es que el examen más estricto, polémico y criticado de la historia es ampliamente aceptado por universidades internacionales. ¿Te imaginas un examen similar aquí? Y luego nos quejamos de la Selectividad... Que por cierto, acaba este año. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…