lunes, 12 de septiembre de 2016

Datos y curiosidades sobre el Cristo Redentor

Reconocida como una de las nuevas siete maravillas del mundo, el Cristo Redentor o Cristo del Corcovado es hoy uno de los atractivos turísticos más importantes de Brasil, lugar de peregrinación para los creyentes. 

El Cristo Redentor mide 38 metros de altura y pesa 1.145 toneladas. Este colosal Cristo empezó a construirse en 1922 pero no fue hasta 1951 cuando se terminó esta obra magistral. 

Cristo Redentor, Río de Janeiro, Brasil
¿Sabías que la estatua no es como se diseñó originalmente? La estatua original debía sostener una cruz en la mano izquierda y el globo terráqueo en la derecha, pero al final durante las obras de construcción se prescindió de ambos símbolos. Pero es que además el brazo izquierdo del Cristo es 40 centímetros más pequeño que el derecho para que la escultura pueda ser capaz de resistir vientos de hasta 150 kilómetros por hora. 
El Cristo del Corcovado es una estatua de 30 metros con un pedestal de 8 metros
Símbolo de amor y fraternidad, el Cristo del Corcovado ha sido visitado por personajes tan populares como Albert Einstein, Diana de Gales, el papa Juan Pablo II y Michael Jackson, entre muchos otros. Esta megaconstrucción del siglo pasado aguarda además numerosas curiosidades. 

Diana de Gales en el Cristo Redentor durante su visita a Río en 1991
El tren que sube a la cima, por ejemplo, es mucho más antiguo que la propia estatua. De hecho, gracias a este transporte, las partes de esta monumental escultura pudieron ser trasladadas a la cima. En el interior de la escultura hay una estrecha escalera metálica que permite llegar a las 4 salidas que hay hacia el exterior, 2 en cada brazo y una en la parte superior de la cabeza. Aun así, esta subida solo está permitida a los encargados del mantenimiento y reparación de la estatua y a unos pocos afortunados con permiso expreso de la Iglesia. 

Subida al Cristo en tren
Por cierto, durante su levantamiento no hubo ninguna víctima mortal, y eso que el trabajo de montaje y revestimiento entrañaba un gran peligro. Sus brazos abiertos invitan a darle un fuerte achuchón, a que sí. 

El Cristo Redentor, una de las nuevas siete maravillas del mundo desde 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario