Ir al contenido principal

La historia del Ratoncito Pérez

¿Qué personaje de ficción visita los hogares de los niños españoles cuando alguno pierde un diente? ¡El Ratoncito Pérez!

Se trata de una leyenda universal que adopta diferentes nombres según el país. En México y Perú se le llama "el Ratón de los dientes"; en Francia, "Ratoncito" (la petite souris); en Italia, "Topolino" (Ratoncito), y en los países germanos, el "Hada de los dientes". Aquí en España se llama Ratoncito Pérez y, en otras partes, como en Cataluña es "L'Angelet" (el Angelito). 

El Ratoncito Pérez
Pero, ¿cuál es su origen? El origen más probable del ratoncito proviene de un cuento francés del siglo XVIII de la baronesa d'Aulnoy, "La bonne petite souris" (El buen ratoncito). Cuento que narra la historia de un hada que se transforma en un ratón para ayudar a derrotar a un malvado rey. El ratón se oculta bajo la almohada del mismo, tras lo cual se le caen todos los dientes. 

En España el Ratoncito Pérez fue creado por el jesuita Luis Coloma para consolar al joven rey español Alfonso XIII tras perder un diente con ocho años de edad. Coloma imaginó a un pequeño roedor que vivía con su familia dentro de una lata de galletas en la entonces famosa confiteria Prats, a poco más de cien metros del Palacio Real de Madrid. Su creador le describió como "un ratón muy pequeño, con sombrero de paja, lentes de oro y una cartera roja colocada a la espalda". Según el propio Coloma, el Ratoncito Pérez se deslizaba a través de las cañerías para llegar con algún regalo al palacio y a las casas de los niños pobres que habían perdido un diente de leche. 

El Ayuntamiento de Madrid rescató la memoria de este personaje instalando una placa en la calle del Arenal número 8, lugar donde Luis Coloma situó la vivienda del pequeño roedor. 

Placa que recuerda al famoso personaje
El Ratoncito Pérez tiene hasta su propia Casa Museo en Madrid: http://www.casamuseoratonperez.es/ 

Página web de la Casa Museo del Ratón Pérez

Si te ha gustado, comparte. ¡Gracias! 

Comentarios

  1. No tenía ni idea del origen del ratoncito. Pero cuántas ilusiones ha creado!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…