martes, 20 de septiembre de 2016

La ventana del hospital

Dos hombres, ambos muy enfermos, ocupaban la misma habitación de un hospital. A uno se le permitía sentarse en su cama cada tarde durante una hora para ayudarle a drenar el líquido de sus pulmones. Su cama daba a la única ventana de la habitación. El otro hombre tenía que estar todo el tiempo boca arriba. 

Los dos charlaban durante horas. Hablaban de sus esposas y sus familias, de sus hogares, del trabajo, de su estancia en el servicio militar, de los lugares en los que habían estado de vacaciones...

Y cada tarde, cuando el hombre de la cama junto a la ventana podía sentarse, pasaba el tiempo describiendo, a su vecino, todas las cosas que podía ver desde ella. El hombre de la otra cama deseaba ardientemente que llegaran esas horas en que su mundo se ensanchaba y cobraba vida con noticias del mundo exterior. 

Por su compañero, sabía que la ventana daba a un parque con un precioso lago. Patos y cisnes jugaban en el agua, mientras los niños echaban a volar sus cometas. Los jóvenes enamorados paseaban de la mano entre flores de todos los colores. Grandes árboles adornaban el paisaje y se podía ver en la distancia, el bello perfil de la ciudad. 

Mientras el hombre describía todo con exquisito detalle, el del otro lado de la habitación cerraba los ojos e imaginaba la idílica escena. 

Una tarde calurosa, el hombre de la venta describió un desfile que estaba pasando. Aunque el otro no podía oír a la banda, podía verlo con los ojos de su mente, exactamente como lo describía su compañero.

Pasaron días y semanas. Una mañana, la enfermera de día entró con el agua para bañarles y encontró el cuerpo sin vida del hombre de la ventana. Había muerto plácidamente mientras dormía. Apesadumbrada, llamó a los ayudantes del hospital para que se llevaran el cuerpo. 

Cuando lo consideró apropiado, el otro enfermo pidió ser trasladado a la cama al lado de la ventana. 
La enfermera le cambió encantada y, tras asegurarse de que estaba cómodo, salió de la habitación.

Lentamente, y con dificultad, el hombre se irguió sobre el codo, para lanzar su primera mirada al mundo exterior; por fin tendría la alegría de verlo por el mismo. Se esforzó para girarse lentamente y mirar por la ventana al lado de la cama... y se encontró con una pared blanca. 

El hombre preguntó a la enfermera por qué su compañero muerto le había descrito cosas tan maravillosas a través de aquella ventana. La enfermera le reveló que el hombre era ciego y que no habría podido ver ni la pared, y concluyó: "Quizá solo quería animarle a usted". 

Por autor desconocido. 

La ventana del hospital

No hay comentarios:

Publicar un comentario