Ir al contenido principal

El héroe del monopatín

La muerte de Ignacio Echeverría ha conmocionado al país, sobre todo desde que las autoridades británicas hicieran oficial su fallecimiento, después de estar tres días desaparecido. El "héroe del monopatín", como le han bautizado algunos medios ingleses, murió tras intentar proteger a una mujer de los terroristas que atentaron en Londres el pasado sábado 3 de junio. 

Ignacio Echeverría
Ignacio nació en Ferrol y se crió en Madrid, era abogado y llevaba un año en Londres donde trabajaba en el banco HSBC como analista de prevención de blanqueo de capitales. El joven de 39 años volvía de patinar con sus amigos en la zona de Borough Market cuando vio a un hombre atacar con un cuchillo a una mujer. Ignacio se detuvo, se bajó de la bicicleta y se interpuso entre el agresor y la víctima. Mientras golpeaba al terrorista con su monopatín otros dos le agredieron por la espalda e Ignacio quedó tendido en el suelo. Desde el sábado por la noche y hasta el miércoles nada se supo de él. 

El miércoles, su hermana confirmaba la muerte de su hermano a través de Facebook alabando el comportamiento ejemplar del Ministerio de Exteriores. Los hermanos de Ignacio Echeverría hablaron con los medios el jueves. Ambos extendieron su agradecimiento a las autoridades y a todos aquellos que les ayudaron. "Algo muy triste que se está convirtiendo en algo muy bonito y muy grandioso que nos hace querer más a nuestro hermano, a nuestros amigos y a nuestro país", dijo emocionada su hermana Ana. 

Hermanos de Ignacio Echeverría
El Gobierno ha expresado su admiración y la de todos los españoles por su valentía y comportamiento heroico, por eso le ha concedido la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil. 

No todos los héroes llevan capa, algunos van en patinete. Ignacio Echeverría ya descansa en el cementerio de Las Rozas. Su acto heroico es imborrable. 

Comentarios

  1. Que triste el caso de Ignacio, yo no lo conocía pero bueno leyendo tu articulo ahora se de que se trata, hay muchos héroes que quedan en el limbo y los blogs es una manera de reconocer su heroísmo.
    Saludos y QDEP Ignacio Echeverria

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…