sábado, 14 de marzo de 2015

Plagios musicales

En la industria musical las acusaciones por plagio son cada vez más constantes. Plagiar significa copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias, presentando gran similitud entre la copia y el original. Según los expertos, cuando hay más de ocho notas continuadas iguales se considera plagio. Además, el artículo 14.3 de la Ley de Propiedad Intelectual asegura que el plagio supone un atentado contra el derecho moral del autor. Aun así, muchos cantantes y grupos de música han plagiado alguna de sus canciones a lo largo de su carrera, convirtiéndose en éxitos inesperados. 
Robin Thicke y Pharrel Williams han sido los últimos acusados de apropiarse del superéxito del 2013, Blurred lines. Un tribunal de Los Ángeles ha determinado que la canción es una copia del Got to give it up que Marvin Gaye estrenó en 1977, por lo que Thicke y Williams deberán pagar 6,9 millones de euros a la familia de Marvin Gaye. 

Plagio: Blurred lines, 2013

Original: Got to give it up, 1977

La cantante colombiana Shakira, también ha sido acusada en numerosas ocasiones de copiar algunos de sus superéxitos. Éxitos como Hips don't lie en 2005, Loca en 2010 y hasta la canción que interpretó para el Mundial de Fútbol de 2010 en Sudáfrica, Waka Waka. En agosto de 2014 un juez determinó que la canción Loca es un plagio de un tema del dominicano Ramón Arias Vázquez. El juez aseguró en un fallo que tanto su canción, como el tema en el que se inspiró Shakira, Loca con su tíguere, de "El Cata", son un plagio. 

Plagio: Loca, 2010

Plagio: Loca con su tíguere, 2008

La reina del pop también ha sido acusada en más de una ocasión de plagiar algunas de sus canciones. En 2005 perdió una demanda por plagio de la canción Frozen contra un compositor belga, y utilizó la percha de Gimme Gimme Gimme de ABBA en Hung Up

Plagio: Hung Up, 2005

Original: Gimme Gimme Gimme, 1986

The Rolling Stones y The Beatles tampoco se libran y fueron acusados de plagiar alguna de sus canciones. Hasta el rey del pop fue acusado de plagio, recibió nueve acusaciones por apropiarse de música ajena. El saxofonista y cantante camerunés Manu Dibango lo acusó de haber copiado su canción Soul Makossa de 1972 y Jackson tuvo que pagarle 200.000 euros en concepto de derechos de autor. Grandes éxitos del pop español han resultado ser también plagios, como la canción Volver a disfrutar de El Canto del Loco en 2003, cuando se apropió de los estribillos de la canción de Platero y Tú, Si tú te vas de 1991. Los Platero no se quejaron, quizás porque el final de aquel tema era igual que el de Rockin' All Over The World, de Status Quo. 

Plagio: Volver a disfrutar, 2003

Plagio: Si tú te vas, 1991

Y en febrero de este mismo año Enrique Iglesias y Descemer Bueno han sido acusados de plagiar Bailando, uno de los mayores éxitos del pasado verano. Dos cantautores residentes en Miami (EEUU) aseguran que es una copia de un tema que ellos grabaron en 2009, aunque no registraron los derechos de autor de Quiero bailar contigo hasta el 27 de abril de 2014. En los Billboard de la Música Latina, celebrada en Miami en abril de 2014, Enrique Iglesias dijo que su tema lo había compuesto en 2013.

Bailando, Enrique Iglesias y Descemer Bueno, 2014

La presión del público o quizá la escasa imaginación hacen que muchos artistas acudan a canciones del pasado para seguir siendo los número uno de la industria. Es cierto que la música actual es muy similar y ocho notas son muy pocas para considerarlo una imitación, pero Internet ha cambiado todo. Spotify y lastFM detectan cualquier tema plagiado y millones de usuarios con muchísimo tiempo libre se dedican a descubrir y a emerger los nombres de aquellos que reproducen canciones de otros artistas sin la debida autorización. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario