Ir al contenido principal

Facebook quiere ser el rey de Internet


Es la red social por excelencia. Facebook comenzó siendo una web para estudiantes de la Universidad de Harvard que facilitaba el ligoteo. Y es que al entrar en la red en seguida te preguntaba si estabas interesado en hombres o mujeres, incluso ofrecía un apartado llamado "Buscando". thefacebook, que así se llamaba al principio, tenía un significado claramente sexual. Poco después cualquiera podía registrarse gratis con una cuenta de correo electrónico. Hoy, 11 años después de su creación, alcanza los 1.400 millones de usuarios activos y su creador y fundadores son millonarios. Mark Zuckerberg no se conforma, quiere más gente conectada, por eso quiere llevar Internet gratis a todo el mundo. Además, Facebook quiere ser el único sitio que visitemos en Internet, y tiene fuertes argumentos para conseguirlo. 

Esta semana, durante la conferencia de desarrolladores de Facebook, Zuckerberg ha presentado lo que la compañía quiere conseguir con Facebook Messenger, su aplicación de mensajería instantánea. Pretende que podamos compartir, crear contenido y editarlo, añadir GIFS animados, subir fotos y poner filtros, crear memes y editar audios, incluso componerlos. 

Facebook negocia además con grandes medios estadounidenses para alojar sus noticias y convertirse así en el único sitio web que visitemos. De esta manera, todo el tráfico, los ingresos por publicidad y el acceso a los perfiles de los usuarios recaerían sobre Facebook. La red social no quiere ser parte de Internet, quiere ser el único Internet que conozcamos, y ya está en ello. Para llevar Internet al 10% de la población mundial que vive en comunidades remotas, Facebook ha realizado ya las primeras pruebas a través de drones o aviones no tripulados que emiten señal wifi. El dron, que tiene una envergadura mayor que la de un Boeing 737, pesa menos que un coche. Opera con paneles solares y alcanza los 60.000 pies, 18 km de altura. 

Dron de Facebook para llevar Internet a zonas aisladas
Pero no es oro todo lo que reluce. El servicio, a veces, no funciona y presenta problemas de conexión. La falta de privacidad y la escasa protección de datos es uno de los puntos débiles de la compañía. Cada vez que le damos al botón "Me gusta" dejamos al descubierto nuestras preferencias políticas, gustos personales, orientación sexual, estabilidad emocional, etnia, edad, sexo o cociente intelectual. Por eso supone una amenaza para nuestra intimidad. En agosto de 2014, un total de 25 mil usuarios europeos demandaron a Facebook por falta de privacidad. La Comisión Europea, incapaz de encontrar la solución a este problema aconseja a los usuarios a que cierren sus cuentas. 

El botón "Me gusta"
De momento, y hasta que las políticas de privacidad mejoren, podemos proteger nuestra privacidad realizando las siguientes prácticas: solo aceptar solicitudes de gente conocida, organizar a tus amigos en listas y personalizar la privacidad de tu perfil, es decir, decidir quién puede ver partes específicas de nuestro perfil.
Aquellos que tenemos cuenta en Facebook corremos el riesgo de dejar al descubierto nuestra vida personal y profesional, por eso antes de publicar una noticia, darle a "Me gusta" o comentar alguna publicación debemos saber que dejamos huella. Facebook pretende ser el rey de Internet, y puede que lo consiga. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…