viernes, 6 de marzo de 2015

Tragos de mar

Bañarse en el mar combate problemas de laringe, nasales y de oídos, lo que muchos desconocen son las múltiples ventajas que ofrece el agua de mar en nuestro organismo. En China, ya la consumen desde hace más de 4 mil años. El emperador Fu-Shi, más conocido como el padre de la medicina marina, fue pionero en el consumo de agua de mar. Él recomendaba beber agua de la playa, consumir algas y sales para poder recuperar y conservar la salud. Mucho más tarde, más cerca de nuestro tiempo, el investigador francés René Quinton descubrió que el líquido que rodea nuestras células es prácticamente idéntico al agua de mar, siendo muy similar al plasma de la sangre. La mayoría de los científicos no reconocen los beneficios del consumo de agua marina, aun así numerosas fundaciones ya han demostrado todo lo contrario. La Fundación Seawater se dedica a investigar y a difundir el uso del agua de mar, y la Fundación Aqua Maris asegura que una vez depurada puede beberse directamente y que ingerida ocasionalmente alcaliniza el organismo previniendo todo tipo de patologías. 


En el Encuentro Internacional del Agua celebrado en México en 2008 llegaron a las siguientes conclusiones: el agua de mar es eficaz en casos de desnutrición, gastroenteritis, cólera y tuberculosis; mejora el organismo y previene patologías, incluso podría utilizarse para reforestar zonas desérticas creando manglares y piscifactorías, mejorando así el nivel de vida de las zonas pobres y marginales. El agua de mar no es tan solo agua con sal, contiene los 118 elementos de la tabla periódica y asegura la conservación de nuestro medio. Según el presidente de la Fundación Seawater, el español Ángel Gracia, el consumo de agua marina podría acabar con numerosas deficiencias nutricionales y sanitarias. Gracia ha escrito cinco libros sobre los beneficios del agua de mar en la salud, la agricultura, la ganadería y el ahorro del agua dulce. En Nicaragua llevan ya 10 años usando agua marina, y con ella curan enfermedades graves o crónicas. En Europa hay cada vez más empresas que embotellan y venden agua de mar. Lactoduero, una empresa palentina, vende agua del mar Cantábrico a 1,5 € el litro y medio. Esta agua es previamente tratada y purificada mediante un micro filtrado en frío que elimina todas sus impurezas. 


Muchos científicos aseguran que el agua del mar está contaminada, aunque es una falsa creencia. El agua marina se regenera y se limpia sola. A pesar de todo, para su consumo, es recomendable mezclar un vaso de agua de mar con tres de agua dulce. Además se puede usar también para cocinar. Hasta Ferran Adrià, considerado por muchos el mejor chef del mundo, apareció en televisión obteniendo agua de mar de la orilla de enfrente de su restaurante para hacer unos suquets. 


Beber agua de mar está de moda. El historiador Herodoto aseguró que: "la cura del sol y de agua de mar se impone en la mayoría de las enfermedades". Y Eurípides también dijo que: "el mar cura las enfermedades de los hombres". Es gratis, no cuesta nada y podríamos evitar el consumo de muchos medicamentos, algo que a la industria farmacéutica no le interesa, por eso dice que está contaminada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario